Bienvenidos

Porque de Él y para Él son todas las cosas.

Estudios Bíblicos

Notas breves sobre algunos estudios bíblicos.

Devocionales

Encuentra devocionales que edificarán tu vida.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Review: Vintage Saints and Sinners: 25 Christians Who Transformed My Faith

  • Hardcover: 224 pages
  • Publisher: IVP Books (September 12, 2017)
  • Language: English
  • ISBN-10: 0830845135
  • ISBN-13: 978-0830845132


There have been men and women who marked the history of Christianity, but regardless of their achievements and advances, they were human like all of us. Weak, sad and worried, but who carried with them a desire for the glory of God and to know God more.

This book brings us closer to these characters, not in a detailed or biographical way, but in a practical way. The author contrasts her life with that of C.S. Lewis, Augustine, Martin Luther, leading us to self-reflection.

Let's meet 25 characters within christianity who were like us but who nevertheless could know the grace of God.

The book is divided into 2 parts:
The first deals with characters who excelled in christian thought and philosophy. The second part, considers characters that were more practical. Undoubtedly, both parts complement each other and are necessary to read.

I enjoyed reading about Augustine, C. S. Lewis, Bonhoeffer, Wesley.

Possibly you will think - as I do - that the author should have considered other characters such as Whitefield, Edwards, etc. But in general, these 25 characters are very useful for reflection and will motivate you to read more about them and their writings

This book will be part of my 50 favorite books of 2017

Thanks to IVP for the copy of the book to review

You can get this book here



lunes, 11 de septiembre de 2017

5 libros gratis para jóvenes cristianos



La lectura de las Sagradas Escrituras es vital para nuestro crecimiento espiritual como cristianos, sin embargo Dios ha dado maestros y predicadores para la edificación de la Iglesia. Algunos de ellos han escrito libros muy buenos y de bendición. Hoy quiero compartir con ustedes 5 de estos libros, que resultarán muy provechos para jóvenes (o para cualquier edad)

Para descargarlos, sólo haz clic en el nombre del libro.


Uno de los libros clásicos en la literatura cristiana. Acompaña a Cristiano en esta gran travesía.



Conozcamos algunas características del cristianismo bíblico. Un pequeño libro muy provechoso.


Reflexiones sobre la juventud, nuestra vida y el servicio cristiano. Recomendado.


Un libro que será de consuelo para los tiempos difíciles y que podrá ser útil para consejería. 


Un libro desafiante y que te llevará a considerar muchos aspectos de tu vida cristiana.



Si ha sido de bendición esta colección de libros, compártelo.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Herejías sobre la persona de Jesucristo


Desde el inicio del cristianismo, existieron herejías respecto a Jesucristo. El movimiento gnóstico, promovió muchas de estas herejías dentro del cristianismo, de modo que muchos fueron engañados y negaron la doctrina elemental sobre la persona de Jesucristo, su vida y su obra en la cruz del calvario. 

Michael Bird, expresa: "Las dos características principales de una cristología bíblica y ortodoxa son que Jesús es plenamente humano y completamente divino. En Jesús hay una unión de deidad y humanidad en una sola persona. La Palabra eterna de Dios se hizo carne según Juan el Evangelista (Juan 1:14)." [1] 

La persona de Jesucristo como hombre - Dios, se conoce en la teología como "encarnación", es decir que el Hijo siendo Dios se hizo hombre.

Aunque la palabra encarnación no aparece en la Biblia, pero si el equivalente griego en sarki (en carne) "se encuentra en algunos pasajes importantes relativos a la persona y obra de Jesucristo (1 Ti 3:16; 1 Jn 4:2; 2 Jn 7; cf. Ro 8:3; Ef 2:15; Col 1:22; 1 P 3:18; 4:1). En el pensamiento hebreo «carne» tiene un significado básicamente fisiológico, pero se identifica igualmente con la psyjé (alma) humana (Sal 63:1) y denota el carácter derivado y dependiente de la vida humana. Tal es «la condición de hombre» (Flp 2:8) que asumió Jesús en su encarnación." [2]

Sin embargo a medida el cristianismo se extendía, también crecían las herejías sobre la persona de Jesucristo. Fueron y son ideas que atacaban directamente la divinidad y humanidad de Jesucristo.

Docetismo

Una de las sectas gnósticas más populares en el tiempo que Juan escribía su primera carta. En la primera carta de Juan, él enseña la humanidad y divinidad de Jesucristo. "Juan escribe que él, junto con otros, habían oído a Jesús, lo habían visto y lo habían también tocado con sus manos (1:1). Vale decir que Jesús es verdaderamente humano. Juan concluye su introducción invitando a los lectores a tener comunión “con el Padre y con su Hijo, Jesucristo” (1:3). De este modo indica con toda claridad que Jesucristo es divino" [3]

Sin embargo los docetas, sostenían que el Hijo de Dios, al encarnarse, había tomado un cuerpo aparente, no real, puesto que la materia es mala, y Cristo había de ser puro. 

Es decir que, para los docetas Jesús era una especie de fantasma (etéreo) . Su cuerpo no era real, porque según el gnosticismo, la materia es mala y corrupta. 

Pero las Escrituras son claras a Jesús como hombre, un hombre que tiene hambre, que siente cansancio, dolor y todo lo que implica ser humano. Tentado en todo pero sin pecado. 

Adopcionismo

Esta herejía es más reciente respecto al docetismo, derivada del nestorianismo (quienes sostenían que Jesús tenía dentro de sí no sólo dos naturalezas sino también dos personas)

Es interesante notar que el adopcionismo pudo ser la forma de entender la relación Cristo-Dios entre algunos judeocristianos que consideraban a Jesús como un hombre al que el Padre hizo «Señor» y «Dios», con lo que intentaban mantenerse dentro de la ortodoxia judía. [4]

Pero buscando una perspectiva correcta de Jesucristo, los adopcionista perdieron de vista la naturaleza de la persona de Jesucristo. Se puede afirmar que la mayor incapacidad de parte de los adopcionistas de distinguir entre naturaleza y persona.

Con toda honradez, es necesario subrayar que los adopcionistas rechazaban el nestorianismo; es más, lo combatieron.63 Sin embargo, no se percataron que en su afán por resolver un problema (explicar la relación de la humanidad de Jesús con Dios el Padre), crearon otro tal vez mayor. El adopcionismo fue rechazado y condenado por los sínodos de Regensburgo (792), Francfort (794) y Aachen o Aquisgrán (799). [5]


Actualmente algunas sectas evangélicas toman ideas prestadas de estos movimientos herejes, por lo cual debemos tener mucho cuidado. 






Bibliografía

[1] Bird, F. Michael (2016). What Christians ought to believe: An introduction to Christian doctrine through the apostle's creed. Zondervan.

[2] Nelson, W. M., & Mayo, J. R. (1998). En Nelson nuevo diccionario ilustrado de la Biblia (electronic ed.). Nashville: Editorial Caribe.

[3] Kistemaker, S. J. (2007). Comentario al Nuevo Testamento: Santiago y 1-3 Juan (p. 242). Grand Rapids, MI: Libros Desafío. 

[4] Ramos, M. A. (1998). En Nuevo diccionario de religiones, denominaciones y sectas (electronic ed.). Nashville, TN: Editorial Caribe.

[5] Carballosa, E. L. (1982). La deidad de Cristo (p. 38). Grand Rapids, Michigan: Editorial Portavoz.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Charles Spurgeon habla sobre Martin Lutero



"El testimonio principal de nuestro gran Reformador era el de la justificación de un pecador por fe en Jesucristo, y por eso solamente”. Muchas veces Lutero vio el corazón de las cuestiones teológicas –y expresó sus pensamientos con gran originalidad y fuerza.

La justificación es el punto más importante de todas las doctrinas de la salvación. ¡Sin ser justificado un hombre está condenado al Infierno! Un hombre puede estar correcto sobre la iglesia, correcto sobre el bautismo, correcto en la Santa Cena del Señor, correcto tocante a Israel – y aun ir al Infierno porque no está justificado. Por otro lado, un hombre como Lutero, a pesar de estar equivocado en esos y otros puntos, puede ser salvo si ha sido justificado por Jesús. Es por eso que Spurgeon llamó a la justificación: “La piedra preciosa de la Reformación”, porque la justificación es la doctrina más importante de todas. Lutero llamó la justificación solo por gracia “la doctrina por la que la iglesia se sostiene o cae”. ¡Sin la justificación nadie puede ser salvo! Sobre éste, el punto más crítico de todos, estoy de acuerdo con Lutero, el Gran Reformador. ¡Yo estoy con Lutero tocante a la justificación por fe en Jesucristo solamente! Ese era el tema principal de Lutero – ¡y yo estoy completamente de acuerdo con él sobre esto!

“El justo por la fe vivirá" (Romanos 1:17).

¿Cómo llegó Lutero a entender este texto? Spurgeon nos dice sobre la conversión de Lutero:

Sumaré e ilustraré esta enseñanza mencionando ciertos incidentes sobre la vida de Lutero. La gran luz del Evangelio rompió sobre el Reformador por grados lentos. En el monasterio, volteando las hojas de la Biblia encadenada a un pilar, él llegó a este pasaje: “El justo por la fe vivirá”. Esta frase celestial se le pegó a él. Él, sin embargo, no podía hallar paz en su profesión religiosa y hábito de monje. Sin saber nada mejor, él perseveraba en muchísimas penitencias, y en mortificaciones tan arduas, que a veces se le hallaba desmayando de cansancio. Él se llevó a sí mismo a la puerta de la muerte...Él aun así continuaba con sus penitencias, buscando descanso, pero sin hallar ninguno…[después] Dios lo liberó de las supersticiones, y él vio que no podía vivir por sacerdotes, ni por el sacerdocio, ni por penitencias, ni por nada que él pudiera hacer, sino que él viviría por su fe [en Cristo]. Nuestro texto de esta [noche] puso en libertad al monje [Católico], y encendió su alma.

[“El justo por la fe vivirá” (Romanos 1:17).]

Cuando Lutero finalmente entendió ese texto él confió en Cristo solamente. Él le escribió a su madre: “Sentí que renací y que pasé por la puertas abiertas al paraíso”. Spurgeon dijo:

Al punto de creer este hombre comenzó a vivir en el sentido de ser activo. Un [sacerdote], llamado Tetzel, andaba por toda Alemania vendiendo perdones de pecados por dinero. No importaba cual fuera tu ofensa, tan pronto tu dinero tocaba el fondo de la caja [de colectas] tus pecados se iban. Lutero oyó de eso, se indignó, y exclamó: “haré un agujero en su tambor”, lo cual ciertamente hizo, y en varios otros tambores. Clavar su tesis en la puerta de la iglesia fue un modo seguro de silenciar la venta de las indulgencias. Lutero proclamó el perdón de pecado por fe en Jesús sin dinero y sin precio, y las indulgencias del Papa luego fueron objeto de división. Lutero vivió por su fe, y por ello aquel que de otro modo hubiera estado callado, denunció el error furiosamente como un león ruge a su presa. La fe que estaba en él lo llenaba de vida intensa, y él se sumergió en guerra con el enemigo. Después lo llamaron a Augsburg, y a Augsburg fue, aunque sus amigos le aconsejaron que no fuera. Lo mandaron a llamar, como hereje, a dar respuesta por si mismo en [La Corte Imperial] de Worms, y todos [le dijeron] que se quedara lejos, porque de seguro sería quemado [vivo]; pero él sintió que era necesario que se diera el testimonio, así que fue en un coche, de aldea en aldea, de pueblo en pueblo, predicando mientras iba, la pobre gente salía a darle la mano al hombre que se paraba por Cristo y el evangelio arriesgando su vida. Recuerdas cómo se paró ante aquella augusta asamblea [en Worms], y pese a saber que según el poder humano su defensa le costaría la vida, porque, probablemente, sería [quemado vivo], como John Huss, sin embargo él [se comportó] como hombre para el Señor Su Dios. Ese día en la [Corte] Alemana Lutero hizo una obra por la cual diez mil por diez mil personas han bendecido su nombre, y bendecido aun más el nombre del Señor Su Dios" [1] 




[1] (Tomado y adaptado de C. H. Spurgeon, “A Luther Sermon at the Tabernacle,”The Metropolitan Tabernacle Pulpit, Pilgrim Publications, reimpreso en 1973, tomo XXIX, pp. 622-623).

lunes, 28 de agosto de 2017

Review: Wealth and Poverty in Early Christianity

Paperback
ISBN: 9781451496413
Price: $24.00

Ebook
ISBN: 9781506425597
Price: $24.00
Release date: May 1, 2017
Pages: 184

What the early christians thought about poverty or wealth?


It is exciting to know the thoughts of the early christians about the church, the Scriptures, and life itself.

Fortress Press has published a series entitled "Ad Fontes: Early Christian Sources" with the purpose that the reader knows the characters and writings that reflect the thought and circumstances of the early christians.

The series "Ad Fontes" is composed of the following volumes: Church and Empire, Biblical Interpretation in the Early Church, Understandings of the Church and the last published volume is Wealth and Poverty in Early Christianity.

"Wealth and Poverty in Early Christianity" is composed by 14 chapters, in which various writings of early Christianity are presented. We find written from The Shepherd of Hermas, Basil the Great, Augustine of Hippo, and more. All related to wealth and poverty.

In the introduction of the book (of necessary reading) is presented the Greco-Roman context in the New Testament, a very important aspect to understand the social and economic situation of the early christians. In addition to this, the introduction offer a brief biography of the characters cited in the book such as Tertullian, Lactantius, Basil the Great. In order to know the thought of the early christians.

I consider it a challenging book, because it leads us to know what the early Christians thought about poverty and wealth. In each text, we see how the thinking of early Christians is shaped by the Scriptures in view of social circumstances. I enjoyed the writing of Augustine of Hippo.

This is a book that should be part of our resources to learn more about early christianity.

For more information, click here

Thanks to Fortress Press for the digital copy of this book for review

domingo, 27 de agosto de 2017

Excelencias de la ley de Jehová (Sal. 119:2)



¡Cuán bienaventurados son los que guardan sus testimonios, y con todo el corazón le buscan! (Sal. 119:2 LBLA)

El salmo 119 inicia con la palabra bienaventurado y el segundo versículo también inicia con esta palabra. Esta repetición del autor pareciera tener la intención de grabar en el corazón de los lectores, la idea de que, si guardamos, amamos y vivimos la ley del Señor seremos bienaventurados.

De hecho, el versículo 2 dice que son dichosos los que guardan los testimonios de Dios. Esto nos lleva a considerar dos preguntas ¿qué son los testimonios? y ¿qué significa guardarlos?

Los testimonios de Dios

Thomas Manton escribe que por testimonio debemos entender "la palabra de Dios es el testimonio, expresada en doctrinas, mandamientos, ejemplos, advertencias y promesas. Toda la palabra es el testimonio que Dios ha puesto para mostrar al mundo el camino de su salvación."

En términos más claros, los testimonios de Dios es la Escritura misma. El Antiguo y el Nuevo Testamento, son los que nos muestran al Dios que ha dado a Su Hijo en propiciación del pecado, para gloria de Su Nombre. Ésta revelación específica es la que mostrado el camino a cientos de hombres y mujeres al reino de Dios.  Manton escribe: "Dios no nos dejaría en la oscuridad en los asuntos que conciernen al servicio de Dios y la salvación del hombre. Él nos ha dado su testimonio, nos ha revelado su mente, lo que aprueba y lo que él rechaza, y sobre qué términos él aceptará de los pecadores en Cristo."

¡Gloria a Dios por sus testimonios! ¡Gloria a Dios por Su Palabra!

Es por las Escrituras que conocemos a Dios, su salvación, sus decretos, su amor, su gracia, su misericordia, Su Hijo, Su Espíritu y aún a nosotros mismos.

Con mucha razón el escritor dice "Bienaventurados los que guardan sus testimonios". 

Guardar los testimonios de Dios

La bienaventuranza está condicionada a dos aspectos: a) guardar los testimonios y b) buscar a Dios con todo el corazón. Veamos la primera condición.

¿Qué significa guardar los testimonios de Dios?  Significa darles suma importancia en nuestras vidas, de modo que se vuelven un tesoro invaluable para nuestro diario vivir. Es un tesoro pero no uno enterrado sino uno del cual compartimos con el mundo y el cual no se agota.
Manton escribe "guardar es una palabra que se relaciona con un cargo que se nos ha confiado. Cristo nos ha confiado sus testimonios como una carga y un privilegio, debemos ser cuidadosos"

Guardar los testimonios, involucra voluntad, mente y afectos. Guardar los testimonios de Dios en nuestra mente, no implica únicamente entender o racionalizar Su Palabra, sino que debemos vivir de acuerdo a lo que ella nos dice sobre Dios y nosotros mismos. Cuanto mas conocemos los testimonios de Dios, más queremos guardarlos en nuestra vidas. Atesoramos su sabiduría y poder más que a gemas, diamantes y oro, o cualquier otra cosa. Queremos vivir en Sus testimonios.

Manton escribe con claridad: "No basta con entender la palabra, para poder hablar y disputar sobre los testimonios de Dios, sino para guardarlos. No es suficiente con afirmar que son leyes de Dios, sino que deben ser obedecidas."

Seremos bienaventurados si atesoramos las Escrituras y las guardamos. Jesús dijo al respecto: "Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada." (Juan 14:23)


En el próximo post, veremos la segunda condición como el tercer versículo. Para recibir estos post en tu correo, suscribete al blog o sigue la página de Facebook.


[1] Manton, Thomas. The Works of Thomas Manton, Vol. VI, Sermon II