Bienvenidos

Porque de Él y para Él son todas las cosas.

Estudios Bíblicos

Notas breves sobre algunos estudios bíblicos.

La Reforma Protestante

¡Feliz mes de la Reforma!

viernes, 13 de octubre de 2017

El secreto del contentamiento


En este breve post, quiero compartirles un breve escrito toma de una de las predicaciones de Thomas Brooks, la cual ha sido de mucha edificación para mi vida. En esta porción, el asunto tratado es el contentamiento. ¿Quiere saber cual es el secreto del contentamiento?

En el sermón "Un collar de perlas" predicado en Londres, 8 de junio de 1657, en ocasión al funeral de la señora Mary Blake, Thomas Brooks expone:

"Un hombre necesita muy poco de los bienes de este mundo para llevarlos a través de su peregrinación, hasta que llegue a su hogar, hasta que llegue al cielo.
Un poco satisfará las demandas de la naturaleza; ¡aunque nada satisfaga las concupiscencias de un hombre!
No lo digo porque yo esté necesitado, pues he aprendido a contentarme con lo que tengo. Sé lo que es vivir en la pobreza, y también lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a hacer frente a cualquier situación, lo mismo a estar satisfecho que a tener hambre, a tener de sobra que a no tener nada. (Filipenses 4:11-12 RVR60)
Un cristiano, en medio de todas sus comodidades y entretenimientos, dice: "Oh, estas no son las delicias, las comodidades, las satisfacciones que mi alma busca, que mi alma espera disfrutar. ¡Espero por placeres exclusivos, comodidades más dulces, satisfacciones más confortantes y riquezas más duraderas!

El lema de un cristiano siempre es, o siempre debería ser, "¡Espero mejores cosas! ¡Espero mejores cosas que el mundo pueda darme, o que cualquier otra que Satanás pueda quitarme!"
Todas esas personas murieron sin haber recibido las cosas que Dios había prometido; pero como tenían fe, las vieron de lejos, y las saludaron reconociéndose a sí mismos como extranjeros de paso por este mundo.  Y los que dicen tal cosa, claramente dan a entender que todavía andan en busca de una patria.  Si hubieran estado pensando en la tierra de donde salieron, bien podrían haber regresado allá; pero ellos deseaban una patria mejor, es decir, la patria celestial. Por eso, Dios no se avergüenza de ser llamado el Dios de ellos, pues les tiene preparada una ciudad. (Hebreos 11:13-16 DHH)" [1]

No importa las comodidades o situaciones en las que nos encontremos, podemos tener contentamiento porque nuestro verdadero gozo no está en nada terrenal. Nuestro gozo está en Cristo y Sus promesas eternas. El secreto del contentamiento es Cristo.

¡Gloria a Dios!



[1] Tomado de "A String of Pearls", The Complete Works of Thomas Brooks, Volume 1, Thomas  Brooks.

miércoles, 11 de octubre de 2017

5 tips que te ayudarán para preparar tus sermones bíblicos


Hace unos días empecé a escuchar a Joel Osteen. Pero no se alarmen, no es que haya cambiado de opinión respecto a sus enseñanzas, sino que mi objetivo era examinar el contenido de sus sermones. Sinceramente, sólo había leído alguno de sus libros (los cuales no sirven para nada) y eso era todo lo que conocía de Osteen, por lo que pensé que era tiempo que lo escuchase predicar. Escuché 9 de sus sermones en Youtube. 

Y sinceramente, me causaron gracia las anécdotas con las que inicia sus sermones, sin embargo el contenido de los mismos, eran tan poco o nulamente bíblicos. Y esto me llevó a considerar ¿cómo podemos mejorar nuestros sermones y no hacer de la predicación una especie de charla de motivación?

Quiero compartir unos tips, que podrían servirnos cuando elaboremos sermones, pero antes de eso, veamos que nos dice Charles Spurgeon sobre el deber del predicador:

Los mejores sermones, son los que están más llenos de Cristo.
Un sermón sin Cristo es una cosa horrible, horrible; es un pozo vacío; es una nube sin lluvia; es un árbol dos veces muerto, arrancado por las raíces.
Es una cosa abominable dar a los hombres piedras en vez de pan, y escorpiones en vez de huevos, sin embargo hacen algo peor los que no predican a Jesús.
Los hombres mueren y perecen porque Cristo no está allí, y sin embargo Su evangelio glorioso es lo más fácil de predicar, y lo más dulce de predicar; hay más variedad en él, hay más atractivo en él que en todo el mundo. [1]
¡Contundente! ¿No te parece? Vayamos a los tips

Cuando estemos por elaborar nuestros sermones, consideremos los siguientes tips, posiblemente existan más, pero considero que estos son esenciales:

1. Que tu sermón exalte a Cristo.

Tal como Charles Spurgeon escribe, los mejores sermones son los que están más llenos de Cristo. No importa de que libro o porción bíblica prediques, todo apunta a Cristo desde Génesis hasta Apocalipsis. 
Mientras escuchaba a Joel Osteen, percibí que él no apunta a Cristo sino a sus oyentes. Él los quiere hacer sentir bien, relajados aunque eso implique ignorar o dejar a un lado a Jesucristo. Aceptemos algo: la gente no quiere escuchar sobre nosotros sino sobre la palabra de Dios.

2. Ora por ti y por los oyentes

En el libro "Redescubriendo la predicación expositiva", James E. Rosscup escribe:
La oración no es electiva, sino que es el elemento principal en el caleidoscopio de las características espirituales que destacan al predicador. Estas características se unen en una fuerza espiritual poderosa; ellas edifican un vocero para Dios. Jesús, el mejor modelo, y otros voceros efectivos de Dios han sido poderosos en la oración juntamente con las virtudes de la santidad y la dependencia de Dios. El compuestos de cualidades espirituales que se enfoca en la oración es evidente en la extensa línea de proclamadores de Dios en el Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento y en la historia de la iglesia, hasta el día de hoy. Algunos libros acerca de los elementos esenciales para la predicación menosprecian la oración, pero otros reconocen su función invalorable. Los predicadores que siguen el modelo bíblico toman la oración muy seriamente. Ellos se saturan de oración al preparar el sermón.[2]

3.  Estudia profundamente el pasaje bíblico a predicar.

Mientras preparas tu sermón, debes leer el pasaje del cual predicarás las veces que puedas, y no sólo eso, también debes leer los capítulos que están cerca de dicho pasaje. Por ejemplo, si predicarás sobre Efesios 2:1-9, debes leer Efesios 1 y 3, o si es posible toda la carta. Cuánto más claro tengas la idea del texto tu exposición será más bíblica.

4. No fuerces el texto.

Este es uno de los problemas que a menudo caemos los predicadores. Forzamos el texto al título de nuestro sermón. Desechemos ese vicio. 
Cuando preparemos nuestro sermón, las ideas deben sujetarse al texto no nuestros deseos o criterios personales, de ser así no estamos siendo honestos con nosotros mismos ni con nuestros oyentes.

5. Utiliza herramientas bíblicas para tu estudio.

Gracias a Dios existen libros que nos ayudan con algunas dificultades históricas o culturales de los escritos de la Biblia. Actualmente hay atlas bíblicos, diccionarios y comentarios bíblicos. Utiliza estas herramientas sabiamente. John Piper aconseja usar los comentarios bíblicos, luego de haber leído muchas veces el texto bíblico a exponer.

Espero que estos tips nos puedan servir cuando prediquemos, de esta manera seremos de edificación para Iglesia y glorificaremos el nombre de nuestro Señor.



[1] Tomado del sermón "Cristo la gloria de Su Pueblo", predicado por Charles Spurgeon
[2] Redescubriendo la predicación expositiva, John MacArthur

Es tiempo de meditar...bíblicamente

Cuando hablamos sobre meditación, lo primero que viene a nuestra mente es la imagen de una persona sentada, con sus rodillas flexionadas y recitando alguna palabra extraña, esa imagen mental proviene del budismo. Pero eso evidentemente, no es la meditación bíblica. ¿Entonces de qué se trata la meditación bíblica?

La meditación bíblica, es pensar detenidamente en lo que leemos en las Escrituras. Es hacer preguntas al texto y mirar todos los elementos que componen lo que hemos leído. El fin de esto, no es hacer un estudio, sino apropiarnos mentalmente de lo que estamos leyendo.


Thomas Watson, escribió: "La razón por la cual nuestros afectos son tan fríos a las cosas celestiales es porque no los calentamos al fuego de la santidad de la meditación”. Cuando leemos las Escrituras a menudo lo hacemos por hacerlo, sin detenernos a pensar que hemos leído. 
Quienes llevamos un plan de lectura, nos sentimos satisfechos con haber leído, pero olvidamos meditar el texto, perdiendo así una gran riqueza.

En el libro "El Soldado Cristiano", el pastor puritano Thomas Watson nos muestra la importancia de la meditación bíblica:

"La meditación es un ejercicio sagrado de la mente; por medio de la cual recordamos las verdades de Dios, y reflexionamos seriamente sobre ellas y las aplicamos a nosotros mismos. Es una obra que no se puede hacer en una multitud. Un cristiano debe retirarse del mundo, tener pensamientos serios sobre Dios. No deben ser unos pocos pensamientos transitorios que se van rápidamente; sino una fijación y permanencia de la mente sobre los temas celestiales.

Como la abeja chupa la miel de la flor, así por la meditación aspiramos la dulzura de una verdad. No es la recepción de alimentos en la boca, sino la digestión de la misma lo que la hace nutritiva. Así que no es la recepción de las más excelentes verdades en el oído, que nutre nuestras almas, sino la digestión de ellos por medio de la meditación.

Satanás hace lo que puede para impedir este deber. Es un enemigo de la meditación. Al diablo no le importa lo mucho que leemos, siempre y cuando no meditemos en lo que leemos. La lectura engendra conocimiento, pero la meditación engendra devoción.

!Oh, cuánto amo yo tu ley!
Todo el día es ella mi meditación.
Sal. 119:97

La sagrada meditación acelera los afectos. La razón por la cual nuestros afectos son tan fríos a las cosas celestiales es porque no los calentamos al fuego de la santidad de la meditación. Así como la meditación sobre objetos mundanos hace arder el fuego de la lujuria; y la meditación sobre las heridas hace arder el fuego de la venganza; así, meditando en las trascendentes bellezas de Cristo, haría que nuestro amor a Cristo creciera.

La meditación tiene un poder transformador en ella. La lectura de la Palabra puede afectarnos, pero la meditación sobre ella nos transforma. La meditación marca la impresión de las verdades divinas sobre nuestros corazones. Meditando en la santidad de Dios, crecemos santos. Mientras meditamos, miramos la pureza de Dios, y somos cambiados a Su semejanza.

La meditación produce reforma. ¡Si los hombres pasaran un cuarto de hora cada día contemplando los asuntos celestiales, les dejaría una gran impresión!" [1]

Consideré mis caminos,
Y volví mis pies a tus testimonios.
Salmos 119:59

Las palabras del pastor Watson son desafiantes para una época en la cual queremos que todo sea instantáneo y sin trabajo. Queremos que leer la Biblia como se lee el periódico, es decir sin reverencia, sin amor y meditación. Ese tipo de lectura, no producirá ningún fruto en nosotros.

¡Meditemos en las Escrituras!

..." no es la recepción de las más excelentes verdades en el oído, que nutre nuestras almas, sino la digestión de ellos por medio de la meditación."


[1]The Christian Soldier, or Heaven Taken by Storm,  Thomas Watson, 1669

lunes, 9 de octubre de 2017

Sola Scriptura: La autoridad de la Biblia


Durante siglos, el clero católico romano había afirmado tener autoridad en asuntos espirituales sobre los laicos o las personas ordinarias. Cuando las personas asistían a los servicios religiosos no esperaban entender la Biblia por si mismos. Se les dijo que era demasiado difícil.

Incluso la Biblia no estada disponible para ellos en un lenguaje que podían entender, por lo tanto fueron totalmente dependientes de los profesionales eclesiásticos para conocer el significado para ellos.

Este era un tiempo de oscuridad. Pero Dios traería luz a la oscuridad (Post Tenebras Lux).

La Reforma y la Biblia

Dios levantó a hombres en ese tiempo para que a toda costa llevaran la palabra de Dios a las personas comunes en su propio lenguaje. La Reforma Protestante comenzaría con hacer accesible las Escrituras a todos. Esto permitiría, que cualquier enseñanza que no fuera apoyada por la Escritura, entonces fuese desechada. Nuestro bienestar espiritual no puede depender de lo que enseña cualquier hombre o iglesia. Debemos depender de las Escrituras.



Martín Lutero, afirmó cuando se encontró delante de reyes y cardenales: "Mi conciencia está cautiva a la palabra de Dios". Para él, lo único que importaba es lo que la Palabra de Dios dice. Esa fue la fe de Lutero y establece el estándar verdadero. Si ponemos cualquier idea o tradición sobre la Biblia entonces estamos negando uno de los principios de la fe protestante.

Los cristianos estamos llamados a ser dirigidos por solamente las Escrituras. Un ejemplo de quienes consideraron este principio, lo encontramos en Hechos 17:11:

Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así
Notemos que los de Berea, recibieron la predicación de Pablo, pero escudriñaban el texto para ver si lo que Pablo afirmaba tenía consistencia. ¿No es una actitud digna de imitar? La Biblia es nuestra autoridad.

La autoridad de la Biblia

La fuente de la autoridad de las Escrituras no deriva de su autoridad, de su contenido, o de la validez o exactitud de sus datos históricos, o de la singularidad de su carácter, ni siquiera del testimonio interno del Espíritu Santo (todo lo cual es vital o necesario). La autoridad de la Escritura deriva de Dios Mismo. Él es el Dios auto-contenido y que se revela a Sí mismo, que ha hablado (Génesis 1: 1-3, Hebreos 1: 1-3). La Biblia es, por tanto, la misma Palabra de DiosRespecto a esto último, Boice escribe:
La Biblia es algo más que un cuerpo de verdades reveladas, una colección de libros verbalmente inspirados por Dios. Se trata también de la voz viviente de Dios. El Dios vivo nos habla en sus páginas. Por lo tanto, no debe ser valorada como un objeto sagrado para ser colocado en una repisa y olvidado, sino como un lugar santo, donde los corazones y las mentes de las personas puedan entrar en un contacto vital con el Dios vivo, lleno de gracia y perturbador. Para poder tener una perspectiva adecuada de las Escrituras y una comprensión válida de la revelación deben conjugarse constantemente tres factores: una Palabra infalible y con autoridad, la obra del Espíritu Santo interpretando y aplicando esa Palabra, y un corazón humano receptivo. El conocimiento verdadero de Dios no podrá tener lugar si no se dan estos tres elementos. [1]
Cuando miramos las Escrituras, no estamos viendo un simple libro sino el libro de libros, inspirado por Dios. Es una carta de Dios para los hombres, en la cual Él ha revelado su voluntad y su persona. 

Aunque hoy en día existen movimientos teológicos que de alguna manera u otra buscan menospreciar la autoridad de las Escrituras, el verdadero creyente sostendrá su vida en la palabra de Dios.

Leamos detenidamente las palabras de Spurgeon respecto a las Sagradas Escrituras:
¡Oh, si ustedes pudieran recordar siempre que esta Biblia fue verdadera y realmente escrita por Dios! ¡Oh! si se les hubiera permitido entrar a las cámaras secretas del cielo, y hubieran podido contemplar a Dios cuando tomaba Su pluma y escribía estas letras, entonces con seguridad las respetarían. Pero son efectivamente el manuscrito de Dios, tanto, como si ustedes hubieran visto a Dios escribiéndolas. Esta Biblia es un libro de autoridad, es un libro autorizado, pues lo escribió Dios. Oh, tiemblen, tiemblen, no sea que alguien lo desprecie; observen su autoridad, porque es la Palabra de Dios.[2]






[1]Los Fundamentos de la Fe Cristiana, James Montgomery Boice, InterVarsity-Press
[2]La Biblia. Sermón No. 15, predicado la Noche del Domingo 18 de Marzo, 1855 por Charles Haddon Spurgeon


miércoles, 4 de octubre de 2017

Review: Practices of Love: Spiritual Disciplines for the Life of the World

  • Paperback: 208 pages
  • Publisher: Brazos Press (August 22, 2017)
  • Language: English
  • ISBN-10: 1587434032
  • ISBN-13: 978-1587434037

I finished reading this book last week and I must say that I was confronted in some areas of my life. However, there were other aspects that seemed very repetitive. Possibly the author wanted to make his ideas clear.

What is this book about?
Everything turns on how our spirituality is not only about God but also about our neighbor.
Many of us think that all we need is to have good fellowship with God but ignore or despise our neighbor. And that needs to be corrected. This book encourages and provides us with ideas on how to love better.
The book is divided into 9 chapters. In the first chapter we are introduced to how spiritual disciplines can lead us to love and think about our neighbors. From Chapter 2 to 8, we are presented with a series of disciplines that will confront us. Chapter 9 is an exhortation to show love in a world filled with chaos.

Who is the author?
Kyle David Bennett (PhD, Fuller Theological Seminary) is assistant professor of philosophy at Caldwell University in Caldwell, New Jersey, where he also directs the Spirituality and Leadership Institute, a think tank and training center that focuses on spiritual formation and citizenship in North American democratic society. He has taught at Azusa Pacific University, Providence Christian College, and The King's College.

Personally I enjoyed it, but I was a little tired due to the repetitions of ideas in all the chapters. But it is a good book, which encourages us to love in an age where egoism is everything.

Thanks to Baker Academic for the electronic copy of the book for review

More info, click here

martes, 3 de octubre de 2017

Review: Learning Change by Jim Herrington and Trisha Taylor

272 pages
Publisher: Kregel Ministry; 1 edition (May 27, 2017)
ISBN-10: 0825444551
ISBN-13: 978-0825444555

Changes. A word that sounds every day in the conversations, we all want something different. A new perspective of seeing things, a new sense of life, etc. Leaders and ordinary people want change. Do you want changes in your church and personal life?

This book tells us about change, not a simple change, but a personal renewal that will impact the local churches. 

The book is composed of 4 parts:

  • Part 1. The Keys to Real Change.

In this section, the authors presents the need and possibility of changing our lives

  • Part 2. Core Values: Reconnect to Our Intended Design

Integrity, Auntenticity, Courage, Love. A fundamental chapter to understand and apply.

  • Part 3. Mental Models: Shifting the Way We Think

Our responsibility in our emotions and thoughts, and how they influence our neighbors

  • Part 4. Additional Tools for the Journey: Equipping Ourselves for More Effective Leadership

Tools that will help us develop everything seen in part 3 and 4

This book will be very useful for leaders who are going through a stage where things are not going well. A stage of stagnation that can only be overcome by change. Grace works in our hearts, so that we are transformed every day. This book will take us to the Scriptures. We will be confronted, comforted and possibly some ideas take us out of our comfort zone.

Personally I enjoy the part 3 of the book.

I received this book through Kregel Publications for the purpose of writing a review, I was not required to write positive review.