Bienvenidos

Porque de Él y para Él son todas las cosas.

Estudios Bíblicos

Notas breves sobre algunos estudios bíblicos.

Devocionales

Encuentra devocionales que edificarán tu vida.

sábado, 24 de junio de 2017

La literatura cristiana y los jóvenes - Entrevista a Eliseo Vila



Hijo de Samuel y Lidia Vila, quienes fundaron lo que hoy es editorial CLIE, sin duda que hay muchas anécdotas respecto a sus padres y del trabajo editorial. Recuerdo que el primer diccionario bíblico que tuve fue el “Diccionario Bíblico Ilustrado” cuyos editores fueron su padre Samuel Vila y Santiago Escuain, aún lo tengo conmigo, es la edición antigua pero no menos sólida y útil que el publicado en años recientes.

Eliseo Vila, escritor, teólogo, periodista y economista. Autor de los libros “La defensa de una fe"; “La biblioteca pastoral”, y “Las obras de referencia y consulta: su utilidad y manejo” .Actualmente dedicado al proyecto del comentario de C. H. Spurgeon, titulado “El tesoro de David”.

Gracias por conceder parte de su tiempo, a esta entrevista, habría mucho de qué hablar, pero centraremos nuestra atención en la literatura cristiana y los jóvenes.


1. Imagino que creció en un ambiente en el cual la lectura era un hábito frecuente, ¿cuáles fueron los libros que impactaron su vida en la juventud?



Puedo decir que nací y crecí literalmente “entre libros”. Vine al mundo en el dormitorio familiar, donde mi padre, tenía instalada parte de su biblioteca. En tiempos de persecución religiosa en España, de mi cuna escondían libros cristianos evangélicos para evitar que la policía los requisara en los frecuentes registros que efectuaban al domicilio de mis padres en busca de literatura “prohibida”. Mi abuelo me enseñó a leer, cuando apenas tenía tres años, con la Biblia Reina-Valera 1909, lo cual le agradezco sobremanera: no tan sólo porque enriqueció mi vocabulario muy por encima de los demás niños cuando comencé a ir a la escuela; sino porque miles de versículos clave quedaron grabados en mi mente, y ello me ha permitido citarlos temáticamente de memoria a lo largo de mi vida y me valido a la hora de verter al español la obra magna de C. H, Spurgeon “El Tesoro de David”. Lo cual de no haber conocido la Biblia de memoria, me hubiera sido imposible. 

Comencé a leer libros a partir de los 5 años. Mis libro favorito era “El Peregrino” de John Bunyan; y una revista para niños que se editaba en España conocida como “El Amigo de la Infancia”. A partir de los 8 comencé a leer “Aventuras del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”, que también aprendí casi de memoria y suelo citar con bastante frecuencia. Con doce años comencé a leer Homero y los clásicos: “La Ilíada”, “La Odisea”, “La Eneida”. A los 15 años leía “El Paraíso Perdido” de John Milton y “En sus pasos ¿qué haría Jesús” de Carlos M. Sheldon, que me causó mucho impacto. A los 16 el libro que más me impactó fue la biografía de “Albert Schweitzer” y a Dietrich Bonhoeffer.




2. ¿Considera importante el hábito de la lectura? ¿Por qué?



Decir “importante” es poco: porque es importantísimo, crucial. El hábito de la lectura es clave para el desarrollo de la mente. La lectura tiene una cualidad activa en el desarrollo de la creatividad que ningún “videojuego” puede superar. La participación argumental directa de la persona que lee en el escenario histórico o argumental de aquello que lee. La explicación a este fenómeno está en el mayor desarrollo de la imaginación y la creatividad que la lectura exige, muy por encima de otros sistemas audiovisuales. Cuando leemos nuestro cerebro se ve obligado a trabajar constantemente creando imágenes internas relacionadas con la lectura; visualizando a través de nuestra creatividad personal los escenarios y los detalles que describen las páginas del libro.

Ello hace que la lectura, deje de ser una acción pasiva para convertirse en algo esencialmente activo. Cada lector hace una recreación, bajo el prisma de sus propios conocimientos y opiniones, de lo escrito por el autor. A diferencia de la avalancha de información indiscriminada y no contrastada que recibimos a través de los medios masivos de comunicación, ya sea radio, televisión, o redes sociales, la lectura aleja al individuo del bullicio del mundo llevándole a entablar un diálogo personal con el autor de lo escrito, dando lugar, con ello, a un sentido de individualidad colectiva en medio de una sociedad que lamentablemente vive en una soledad acompañada. Cuando leemos no existen el espacio, el tiempo, ni la distancia. Nos transportamos y nos identificamos con el autor y los personajes del libro. Quién lee no se siente solo, vive el sentido de colectividad intelectual. La experiencia de la lectura es algo tan personal que roza los límites de lo más íntimo. El impacto que un libro determinado pueda causar a una persona en una situación determinada es imposible de predecir. El mismo libro leído por dos personas en iguales circunstancias o por la misma persona en distintas circunstancias puede generar reacciones no tan sólo distintas sino incluso totalmente opuestas. En un mundo en el que cada vez sufrimos más de pérdida de identidad, la lectura de libros es una de las pocas actividades no reguladas –dentro de nuestras acciones personales de libre albedrío– en las que podemos ejercitar libremente nuestra imaginación y creatividad particular.

Leyendo, el hombre se perfecciona y se convierte en algo distinto de lo que realmente es: participe y confidente del pensamiento de otro hombre, probablemente, para el, desconocido hasta el instante de la lectura, pero con el que se siente colaborador, dentro del orden finito, en el importante privilegio de dar continuidad al acto creador inicial del Dios infinito, que lo forjó y lo hizo a su imagen y semejanza. La lectura es una de las ocupaciones más elevadas a las que se puede dedicar el ser humano, porqué es un acto creativo. Leer hace a los hombres libres. Quizás sea por esto que lo primero que hacen las sectas y que han hecho históricamente todos los dictadores es poner límites a la información, quemar libros, prohibir la lectura o limitarla a lo que les es favorable.

La sustitución de la lectura tradicional de libros por la proyección y manipulación electrónica de imágenes, podría acabar creando una generación de autómatas, carentes de imaginación propia y sin ninguna capacidad creativa; controlada y dirigida por una elite de magos de la informática, capaces de manipular a su antojo a una masa alienada incapaz de generar y expresar conceptos e ideas propias.

Podría pasarme horas argumentando este tema, pero no voy a cansarles. Tan solo decir que todo aquel que lee, aprende, aunque tan sólo sea el periódico del día o un simple anuncio. Podrá ser para bien o para mal, esto dependerá de la lectura que haya elegido. Pero de lo que no cabe duda es de que aquel que lee, aprende.



3. ¿Qué libros recomendaría para aquellos que están iniciando en la lectura cristiana? 


Es una pregunta difícil de contestar para una persona que pasa ya de los 70, porque lo más probable es que los libros que yo recomendaría no son los más actuales y de moda. La oferta es muy amplia y por tanto no voy a caer en la trampa de favorecer a ningún autor actual en particular. Tan sólo hacerles una recomendación: ¡No dejen de leer los clásicos! En CLIE estamos sacando ediciones actualizadas de libros como “El Peregrino”, “La Peregrina”, “En sus pasos ¿qué haría Jesús?, “Pies de ciervas en los lugares altos”. etc para los jóvenes. Les invito a que vayan a la página de CLIE en internet y lean gratuitamente el prólogo editorial de la nueva edición del libro “El Peregrino”, que escribí juntamente con mi hija (https://www.clie.es/colecciones/clasicos-clie/el-peregrino) y podrán darse cuenta del impacto que estos libros han tenido en la sociedad y por qué. 

Y por supuesto la lectura de la Biblia, de manera especial el libro de los Salmos, que son el realidad un resumen de toda la Biblia. Y también en esto les tengo una propuesta innovadora para los jóvenes: LEAN LA BIBLIA A LA LUZ DE LOS SALMOS. Para ello hemos sacado en CLIE la COLECCIÓN SALMOS, libros de reducido tamaño, letra grande, y a un precio económico, donde los jóvenes pueden leer la Biblia en cuatro versiones distintas para una mejor comprensión, además de una versión de los Salmos en rima poética. Podrán verlo en: https://www.clie.es/colecciones/salmos/la-creacion-salmo-19.



4. En su vida como lector y escritor, ¿cuáles considera que son los obstáculos para la lectura en general? 


Pueden alegarse muchas razones: desde el coste de los libros hasta la falta de tiempo para leer. Pero esto no son más que excusas y cada vez cuentan menos, pues hoy disponemos de los libros electrónicos que cuestan menos de la mitad; y pueden leerse en cualquier parte (en el autobús, en el tren, en la cama, ¡en el baño!, porque los tenemos en el teléfono móvil o celular, y éste siempre lo tenemos con nosotros. Otro obstáculo suele ser la dificultad de comprensión por la falta de vocabulario, pero esto también lo solucionan los libros electrónicos, puesto que permiten consultar directamente el diccionario con sólo pulsar esa palabra. Es decir, que física y técnicamente los obstáculos ara la lectura cada vez son menos. Pero queda siempre el mayor de los obstáculos y el más difícil de superar: la falta de ganas. Estas mismas facilidades electrónicas hacen que la lectura tenga que competir con otras muchas cosas más atractivas que requieren menos esfuerzo: videojuegos, peliculas, you-tube, chatear con los amigos, etc. etc Y la lectura, que requiere esfuerzo, queda relegada. Pero el joven que no lee y no desarrolla su mente tiene pocas opciones en la vida. Sí, podrá aspirar a ser un futbolista de fama, un cantante de fama, o incluso un emprendedor de fama. Pero los jóvenes deberían recordar que estos… se cuentan con los dedos de las manos. Y el resto, tienen que abrirse paso en la compitiendo y desarrollando un buen nivel culturas. Y esto se logra… leyendo.



5. Y hablando de libros, este año, ha sido lanzado el “Diccionario Enciclopédico Bíblico Ilustrado”, ¿nos puede hablar un poco al respecto de esta obra? 



Por supuesto, se trata de una versión reducida y a todo color, con carácter divulgativo del GRAN DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO DE LA BIBLIA, que es la obra magna en lo que hace a Diccionarios Bíblicos cristianos. Se ha reducido en contenido técnico para hacerlo más asequible y se le han añadido fotografías a color, mapas, diagramas, gráficos, etc. para hacer la información más fácil y comprensible a los que carecen de conocimientos teológicos y no están versados con el estudio bíblico. Pero sigue contando con más de 4.500 entradas repartidas en más de 1.700 páginas. Pero quizá lo más importante es que al tratarse de un producto enfocado al gran público se ha podido hacer una gran tirada y reducir el precio. Su coste es de alrededor de 45.00 dólares, que es un precio extraordinario para un Diccionario de más de 1700 páginas impreso a todo color. Resulta difícil describirlo, lo mejor es verlo: https://www.clie.es/wp-content/uploads/CLIE_SAMPLER_32p_Diccionario_Bib_Ilustrado_F.pdf




6. ¿Qué libros lee actualmente Eliseo Vila? 



Bueno, en realidad me paso el día leyendo, bien libros de CLIE que tenemos es proyecto para hacer reseñas de los mismos; o a los más de 1000 autores cristianos que se transcriben en “El Tesoro de David”. Estoy centrado en el TOMO II que deseo esté disponible en las librerías para mediados del 2019, y trabajo entre 10 y 12 horas al día en esto, leyendo constantemente los autores cristianos de los siglos I al V, a los místicos, a los puritanos, etc. El poco tiempo que me queda para otras lecturas, para distraerme de la lectura teológica leo novela histórica, como “La legión perdida” de Santiago Posteguillo.



7. ¿Puede darnos algunos consejos para la buena lectura? 



Uno sólo y el más importante: entender lo que uno lee. Todos los seres humanos poseen un cerebro y todos los cerebros humanos han sido diseñados por Dios con capacidad para decodificar y almacenar mensajes escritos a través de la lectura. Pero el resultado de este proceso de decodificación no siempre es el mismo. ¿Por qué? Porque existen dos posibles relaciones entre el cerebro y el escrito: Que el que lee entienda lo que esta leyendo o que no lo entienda. Que la lectura no pase de ser un simple proceso mecánico de decodificación, captación y almacenaje en el cerebro de información indiscriminada o que sirva realmente para poner en marcha un proceso cerebral mucho más amplio y complejo de interpretación y recreación del mensaje escrito. 

Dicho de otro modo. Cuando tomamos un libro en las manos y lo empezamos a leer, pasando páginas y decodificando en nuestro cerebro los signos negros sobre fondo blanco que nos llegan a través de los ojos, suelen pasar dos cosas: Que entendamos el mensaje que el autor quiere transmitirnos o que no lo entendamos. Si entendemos el mensaje, entonces entramos en comunicación directa con la mente del autor. Nuestro cerebro inicia inmediatamente el proceso de interpretación, evaluación y recreación de su mensaje sobre la base de nuestras propias opiniones y criterios. Y la lectura se transforma de este modo en un acto creativo. 

Por contra, si no entendemos el mensaje, puede que, en el mejor de los casos, estemos acumulando información descoordinada, pero no habremos alcanzado el nivel de comprensión y, por tanto, el provecho que vamos a sacar de tal lectura es muy poco, por no decir ninguno. Es común encontrarse con personas que están leyendo un libro con la mayor atención y, sin embargo, cuando le preguntamos de que trata el libro que están leyendo, se quedan turbados, vacilan y terminan contestando: ¡Pues, la verdad, no lo se!. 

Cuando alguien se topa con una lectura que no entiende, se aburre. Y suele hacer, por tanto, dos cosas. Dejar de leer y abandonar el libro en una estantería como incomprensible; o bien, como hizo el etíope, buscar la ayuda de alguien que se lo explique. Y ese “alguien” puede ser una persona física presente o puede ser una persona ausente, que nos facilite la explicación que necesitamos no verbalmente sino a través de otro libro. 

A fin de cuentas, leer un libro es lo mismo que escuchar una clase, un sermón o una conferencia. La única diferencia la hace nuestra voluntad y aportación de esfuerzo. Digamos, pues que el arte de la lectura es el proceso por el cual la mente de una persona, sin más ayuda que los propios libros, se eleva mediante el poder del propio funcionamiento de su mente y adquiere así nuevos conocimientos. 

Me sorprende y a la vez me entristece ver cuanta gente, en nuestra iglesias, lee la Biblia durante años en las mismas condiciones que el Eunuco de Candace, del que leemos en el capítulo 8 del libro de los Hechos, al que Felipe preguntó por indicación del Espíritu Santo: “¿Entiendes lo que lees?” sin entender buena parte de lo que lee y sin recurrir a ningún otro libro para que se lo explique. 

Creo que una de nuestras prioridades debería ser en nuestro mundo cristiano algo que bien podríamos denominar como “Operación Felipe”, clases encaminadas a enseñar a las personas a leer entendiendo lo que están leyendo, enseñarles a consultar los diccionarios, manuales bíblicos, comentarios y otros libros que les aclaren el significado; a contrastar opiniones de unos autores con las de otros, a sacar sus propias conclusiones, y con ellos, a ser verdaderamente libres intelectual y espiritualmente en la libertad con que Cristo nos ha hecho libres, no esclavos de un “Dictador espiritual”. Enseñar a los creyentes a conseguir que los libros se conviertan en sus maestros y les ayuden, a través de la consulta, a entender a tener su propio criterio y a entender otros libros que están leyendo.


8. Y antes de concluir esta entrevista, nos interesaría saber un poco más de “El Tesoro de David”, ¿qué podemos esperar en el tomo II? 


Para mí el objetivo principal de “El Tesoro de David” es aportar una respuesta a lo que proponía en la pregunta anterior: ayudar a la gente a leer la Biblia entendiéndola. 



Por ello tenemos dos versiones de “El Tesoro de David”, la versión en tres grandes tomos, destinada al predicador y al estudioso de la Biblia, que cuenta con un entramado de índices donde el predicador pueda utilizar como obra de referencia y consulta y buscar que dicen los Salmos, y que han dicho los grandes comentaristas de la historia, de los siglos II al XX, sobre cualquier versículo de la Biblia sobre el cual tiene que predicar o enseñar; y la COLECCIÓN SALMOS, que es una edición de salmos individuales, en libros pequeños y letra grande, para que las personas los puedan utilizar para la lectura de la Biblia… ¡entendiéndola mejor! 



El propósito de la COLECCIÓN SALMOS es fomentar la lectura devocional de la Biblia, leyendo los Salmos de una manera distinta: En 4 versiones comparadas (Reina Valera 1960 - Reina Valera 1977 - Nueva Versión Internacional – La Biblia de las Américas; y una versión poética en rima) y a su vez, enlazando el texto de cada versículo del Salmo con otros pasajes de la Escritura. Cada versículo viene comentado de forma devocional por el gran predicador Charles H. Spurgeon (autor de “Lecturas Matutinas”, “Lecturas Vespertinas”, “El libro de cheques del banco de la fe” ); y además por centenares de otros grandes expositores de la Palabra a lo largo de la historia. Estos comentarios enlazan cada versículo del Salmo con otros pasajes de la Escritura mediante citas a pie de página. Si el lector busca y lee cada una de estas citas, acabará por leer toda la Biblia: del Génesis al Apocalipsis; a la vez que enriquece su vida espiritual con una comprensión distinta del mensaje de los Salmos. ¡Una forma diferente de leer la Biblia... A LA LUZ DE LOS SALMOS! 




Cada salmo se presenta individualmente con un título temáticos reflejando el tema principal de ese Salmo: La Creación (Salmo 19), La Confianza (Salmo 27), El Perdón (Salmo 32), La Impaciencia (Salmo 37), La Alabanza (Salmo 84), El Tiempo, (Salmo 90), y así sucesivamente hasta los 150 Salmos, para facilitar la elección según las preferencias o necesidades de cada lector. Y cada libro individual contiene el TEXTO COMPLETO de ese Salmo en la obra matriz de: “El Tesoro de David” https://www.clie.es/colecciones/salmos.


Si con el tiempo, podemos conseguir que las personas lean los Salmos juntamente con los comentarios a los mismos de los más grandes hombres de Dios a lo largo de la historia, y que leyendo los Salmos de ese modo, lean toda la Biblia y la entiendan mejor, habremos colmado nuestro objetivo.

Por su tiempo y amabilidad, muy agradecido.

miércoles, 21 de junio de 2017

El peligro del neopentecostalismo



El día de ayer publiqué un breve post sobre el peligro del liberalismo teológico, y vimos el daño que esta escuela teológica representa para la fe cristiana. El neopentecostalismo, si bien es cierto que no alcanza el grado de peligro del liberalismo teológico, no deja de representar una amenaza para la fe cristiana. ¿Cuál es el peligro del neopentecostalismo? Nos aleja de las Escrituras.  Pero antes de entrar en detalle, es necesario hacer una distinción entre pentecostalismo y neopentecostalismo.

Pentecostalismo y neopentecostalismo

Pareciera que distinguir el pentecostalismo y el neopentecostalismo, es una tarea complicada. Sin embargo al acércanos a la historia, nos damos cuenta que el neopentecostalismo, mas que una evolución del pentecostalismo viene a ser una desviación. 

El propio pentecostalismo surgió en las primeras décadas del siglo XX como un movimiento que surgió de los círculos de santidad de América del Norte.
Éstos, a su vez, eran descendientes de la teología Wesleyana con su énfasis en la santificación instantánea como una "segunda obra" del Espíritu Santo posterior a la conversión, asociada con una intensa experiencia religiosa y comúnmente enfatizando la santificación.

El neopentecostalismo también conocido como renovación carismática, aunque fundado en la misma experiencia religiosa del pentecostalismo (interpretada de diversas maneras), difiere marcadamente de su precursor clásico y su contraparte. Es un movimiento "transdenominacional" de cristianismo entusiástico que surgió y se hizo reconocible en las denominaciones "históricas" en 1960. Es teológicamente diverso, pero generalmente ortodoxa, y está unificada por una experiencia común -el bautismo del Espíritu Santo- con el acompañamiento del carisma (los "dones") para ser utilizado personal y corporativamente en la vida de la iglesia. [1]

Con el paso de los años, se dieron algunos fenómenos dentro del movimiento neopentecostal, conocidos como "las olas del Espíritu Santo", según los exponentes de este movimiento, Dios estaba haciendo algo nuevo, como la institución del ministerio apostólico y profético, activaciones espirituales, etc. (Pueden consultar este post sobre las olas del Espíritu aquí)
Actualmente el movimiento neopentecostal es uno de los más grandes en América Latina, se estima que para el año 2020 será el movimiento o denominación más grande. 

Como hemos visto en este breve resumen(a), el neopentecostalismo se desvió de la percepción y teología pentecostal clásica.

Peligros del neopentecostalismo

Teniendo en mente tal distinción, veamos ahora cuales son los peligros del movimiento neopentecostal:

1. Una visión pragmatista y extraña del Espíritu Santo: El neopentecostalismo se define a si mismo como un movimiento dirigido por el Espíritu, sin embargo muchas de sus prácticas van en contra del carácter de Dios revelado en las Escrituras. Proyectan una imagen extraña del Espíritu, que se asemeja más a aquellas fuerzas chamánicas

2. Exaltación exorbitante de las emociones: Entre mas emoción es mejor, no importa si nos alejamos de las Escrituras. El movimiento neopentecostal hará cualquier cosa para que sus emociones despierten y puedan experimentar a Dios.

3. Afinidad por la mala exegesis: La mayoría de expositores del movimiento neopentecostal, carecen por decisión propia o causas ajenas, de una mala interpretación de las Escrituras. Infunden sus ideas al texto (eiségesis) haciendo de estos un argumentos para muchas prácticas extrañas, como la risa santa, la danza en el espíritu, etc.

4. Acercamiento a la metafísica y vertientes de la Nueva Era: En su afán de crear más y mejor poder espiritual, muchos expositores neopentecostales se han acercado a fuentes peligrosas, como la Nueva Era, la cual expone las leyes del Universo, el poder mental, decretos, visualización, etc. Esta mixtura de enseñanzas es más que dañina.

5. Es un movimiento anti-intelectual: No quieren amar a Dios con la mente, en estos movimientos es más importante una experiencia que estudiar las Escrituras. La mayoría de seguidores de este movimiento no gustan de estudios bíblicos.

Hay otros características que mencionar de este movimiento, pero con los anteriores basta para darnos cuenta de lo peligroso que es para la fe cristiana histórica.



[1] Tomado de "The Holiness-Pentecostal Movement in the United States", Vinson Synan

(a) La historia del movimiento pentecostal, no ha sido totalmente presentada en este post, ya que se ocuparía mucho espacio y tiempo. Recomiendo al lector, buscar la bibliografía correspondiente, ya que acá solo he tocado aspectos pertinentes al tema.

martes, 20 de junio de 2017

El peligro del liberalismo teológico


El peligroso liberalismo teológico, se ha vuelto popular en los últimos años, esto debido a las posibilidades que Internet ofrece para acceder a materiales que promueven abiertamente esta escuela. 
Pero ¿por qué llamamos peligroso al liberalismo teológico? Porque niega o rechaza la enseñanza cristiana histórica. James V. Heidinger II, en un artículo escrito hace unos días, presenta de manera detallada algunas características del liberalismo teológico, las cuales representan un daño serio a la cosmovisión cristiana evangélica.  A continuación se detallan, las marcas que Heidinger II, reconoce del liberalismo teológico:

Primero, el liberalismo ve el carácter de Dios como uno de pura benevolencia y, por lo tanto, sin ira. Todas las personas son Sus hijos, y el pecado no separa a nadie de Su amor, por lo tanto, ninguno se perderá. Este punto de vista afirma el concepto de universalismo, el punto de vista de que todas las personas serían salvas. Así, la necesidad de salvación o redención es negada.
En segundo lugar, el liberalismo cree que hay una chispa divina en cada hombre y mujer. Todas las personas, por lo tanto, son buenos en el corazón y solamente necesitan un estímulo orientación y educación. Todo lo que se necesita es la oportunidad para que su bondad natural se exprese. Así, la humanidad es básicamente buena, no pecadora, y la doctrina del pecado original es negada.
Tercero, el liberalismo ve a Jesucristo como Salvador sólo en el sentido de que Él era nuestro perfecto maestro y ejemplo. No era divino en ningún sentido, ni su vida reflejaba algo milagroso. Él no nació de una virgen, no hizo milagros, y no resucitó de entre los muertos. Así, Jesús era simplemente un hombre como los demás hombres y no sufrió y murió como expiación por nuestros pecados. En tal opinión, el nacimiento virginal de Cristo, la deidad, la muerte expiatoria, la resurrección y la ascensión son negados.
Cuarto, el liberalismo cree que así como Cristo difiere de otros hombres sólo comparativamente y no de manera absoluta o sustantiva, tampoco el cristianismo difiere de otras religiones. Es una, quizás una de las más importantes, entre las diversas religiones del mundo, todas las cuales provienen de la misma fuente básica. Por lo tanto, el esfuerzo misionero de la iglesia no debe apuntar a convertir sino a promover una fertilización cruzada de ideas para el diálogo y el enriquecimiento mutuos. La fe cristiana no es ni única ni pretende ser universal. Así, el mandato misionero de la iglesia en todo el mundo es negado.
Por último, el liberalismo afirma que la Biblia no era un registro divino de la revelación, sino simplemente un registro humano de las experiencias religiosas de una nación y un pueblo. Por lo tanto, pocas declaraciones o credos doctrinales son fundamentales para el cristianismo. Las cosas de importancia duradera y digna de salvación en el mensaje cristiano fueron las enseñanzas morales y éticas de Jesús. Aquí, la Biblia es vista solamente como una colección de escrituras humanas. No es la Palabra divinamente revelada de Dios. Es simplemente un registro histórico, no una Palabra reveladora. Así, la autoridad de la Escritura es negada. [1]
Con lo antes expuesto, nos damos cuenta que el liberalismo teológico, es una forma de agnosticismo que ataca directamente las doctrinas fundamentales de la fe cristiana. Por lo cual debemos tener cuidado con los libros que leemos, no sea y nos encontremos leyendo un teológo liberal, que niega la Caída, la historicidad de Adán y Eva, el nacimiento virginal de Cristo, etc.



[1] Tomado de http://www.seedbed.com/5-marks-of-theological-liberalism/ , el autor del artículo es James V. Heidinger II, metodista, presidente y editor de "Good News"

miércoles, 14 de junio de 2017

¡Olvidemos la Biblia!



¡Olvidemos la Biblia!
Una frase atrevida para el cristiano.
Una frase común para el ateo.
Una frase divertida para el musulmán.
Una frase curiosa para el agnóstico.

La frase tendrá su efecto según sea nuestra ideología y convicciones personales. Si eres cristiano, dicha frase te parecerá un atrevimiento, una burla y hasta en cierto modo un ataque a la fe cristiana. 

Pero para otros grupos de ¿cristianos?, olvidarse de la Biblia, no va del todo mal, veamos:

-Algunos piensan que el cristianismo necesita separarse del Libro y centrarse en otros aspectos más prácticos de ser cristianos. 

-Otros dicen que la Biblia es únicamente un registro histórico, y que actualmente debe catalogarse como un libro que aborda la moralidad y ética.

-Un grupo creciente, considera a la Biblia como la llave para desatar lo sobrenatural. En muchas ocasiones, violentan los textos bíblicos ya sea para lucrarse o ganar fama.

-Y por último, existen otros cristianos que consideran que la Biblia, contiene la verdad pero que no es la única verdad.

Tales opiniones o posturas, pueden resumirse en un pensamiento: Olvidemos la Biblia. Olvidemos la palabra de Dios y hagamos que nuestras opiniones sean la ley y el estándar.

El liberalismo teológico, la nueva reforma apostólica, el racionalismo, y otros movimientos que se acobijan bajo el nombre de "cristianos", están tratando de desvincular o desvirtuar la relación entre el cristianismo y la Biblia.

He estado pensando en esto muy detenidamente, y es triste que estos grupos nos quieran quitar las Escrituras. Entre argumentos muy sofisticados y místicos, pretenden ocultar las Escrituras de nuestro entendimiento: No estudie, no juzgue, no discierna, aléjese de profundizar. Pero es tiempo de permanecer, de estudiar las Escrituras con diligencia, de orar a Dios, en fin, de tener comunión con Dios por Cristo Jesús y que Su palabra abunde en nosotros.

Yo no olvidaré la Biblia, y ¿usted olvidara la Biblia y seguirá las corrientes de este mundo?

lunes, 12 de junio de 2017

Ansiedad: ¿La pandemia del 2020?



Esta mañana revisaba los nuevos títulos que serán publicados en los próximos meses por algunas editoriales. Llamó mi atención, el hecho de que el tema de la ansiedad es abordado en varios de estos libros que serán publicados. 
¿Por qué el tema de la ansiedad se ha vuelto un tema popular? Antes de responder a esta pregunta, es necesario tener algunos asuntos en mente, veamos:

¿Que es la ansiedad?

La ansiedad puede definirse como una anticipación de un daño o desgracia futuros, acompañada de un sentimiento de disforia (desagradable) y/o de síntomas somáticos de tensión. El objetivo del daño anticipado puede ser interno o externo. Es una señal de alerta que advierte sobre un peligro inminente y permite a la persona que adopte las medidas necesarias para enfrentarse a una amenaza. 
Los trastornos de ansiedad como tal son un grupo de enfermedades caracterizadas por la presencia de preocupación, miedo o temor excesivo, tensión o activación que provoca un malestar notable o un deterioro clínicamente significativo de la actividad del individuo.

Las causas de los trastornos de ansiedad no son totalmente conocidas, pero están implicados tanto factores biológicos como ambientales y psico-sociales [1]

La Organización Mundial de la Salud, catalogó a la ansiedad como un trastorno mental, según fue publicado en el "Pan de acción sobre salud mental (2013-2020)". La OMS en dicho plan, plantea la posibilidad de que si no se toman medidas sobre estos trastornos mentales, para el año 2020 aumentarán los casos de demencia, esquizofrenia, y otro tipo de enfermedades.

La ansiedad y los cristianos

Con esta breve definición en mente, llegamos a otro asunto: ¿los cristianos padecen de ansiedad? La experiencia y la realidad nos dicen que si.
Han existido casos, en los cuales la ansiedad ha jugado un papel antagónico en la vida de los creyentes. Esto podría deberse a la lucha contra el pecado, como también a este mundo lleno de violencia o caos, etc.  El pueblo de Dios ha conocido la ansiedad desde tiempos antiguos. Pero así como han conocido la ansiedad, también han conocido al Dios que les libra de la ansiedad.

¿Por qué el tema de la ansiedad es tan popular? 

Porque se ha convertido en el pan diario de las personas. Estrés, depresión, etc., han sido otros nombres que se le han asignado a la ansiedad. Los centros de recreación, "spas", y otros lugares de relajación aparecen por todos lados. Las personas están buscando un lugar, una situación que los haga sentir seguros y tranquilos. Y esta es la diferencia entre el mundo y el pueblo de Dios, nosotros tenemos al Dios de paz.

El Dios de paz que nos da paz

Los cristianos podemos sufrir ansiedad, pero tenemos a Dios que nos da paz. No se trata de una paz superficial o temporal, sino todo lo contrario, se trata de paz profunda y completa. En nuestros peores momentos, podemos acercarnos a Él y presentar todo lo que sentimos. Sabiendo que Él tiene cuidado de nosotros. El mundo ofrece placeres, relajación y tantas cosas, pero tales cosas únicamente empeoran más la ansiedad. Por otro lado, Dios se ofrece a nosotros en Cristo Jesús, para darnos salvación y eso incluye paz.

La mayoría de libros que serán publicados próximamente tocan la ansiedad desde una perspectiva bíblica. Y eso es lo que necesitamos, afrontar cualquier situación desde la perspectiva de Dios.  Si estás pasando por una etapa de ansiedad, te recomiendo leer el libro de Job y la carta a los Filipenses, serás edificado y consolado.




sábado, 10 de junio de 2017

Meditaciones en el evangelio según Marcos: "Jesús y los oprimidos"



Cuando llegó la noche, luego que el sol se puso, le trajeron todos los que tenían enfermedades, y a los endemoniados; y toda la ciudad se agolpó a la puerta. Y sanó a muchos que estaban enfermos de diversas enfermedades, y echó fuera muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque le conocían. (Marcos 1:32-34)

Leer esta porción del evangelio de Marcos puede llenar de emoción al lector, debido a que vemos a Jesús como libertador y proclamador del reino de Dios. 

Aquel sábado luego del incidente en el templo, la gente había quedado asombrada de tal modo que esa misma noche, fueron en busca de Jesús. Es interesante notar que Marcos escribe “cuando llego la noche”, dicha especificación es importante porque la celebración del Sabbat termina por la noche. Llevar cargas o sanar, eran consideradas violaciones a la ley. “Habiendo escuchado y visto lo que ocurrió con el hombre del espíritu inmundo (Mar. 1:21-28), las personas esperaron hasta el final del Sabbat para llevar los enfermos y endemoniados a Jesús. Por otro lado, Jesús había sanado la suegra de Pedro durante el Sabbat, demostrando la prioridad de la necesidad humana sobre la observación del Sabbat.”[1] 

El asunto del Sabbat, sería tratado más adelante por Jesús y sería uno de los temas más controversiales. Por ahora, es interesante notar que Jesús iba al fondo de la ley, esto es el amor a Dios y al prójimo. Los fariseos y otros grupos judíos, habían tomado la Ley con rigor de tal modo que era una carga que ni ellos mismos podían llevar. Las personas no sólo vivían oprimidas por el pecado o la enfermedad sino también por un rigorismo fuera de lugar. 

De manera similar ocurre ahora en día, algunos líderes cristianos han puesto cargas sobre muchas congregaciones para cumplir las visiones de unos pocos. En las llamadas “mega-iglesias”, hay muchos enfermos, enajenados, con diversos problemas pero para algunos líderes estas personas solo representan números, estadísticas, ingresos, etc. 

Jesús nos enseña que Él ama a los oprimidos, y no solo oprimidos, sino los que están muertos en sus pecados. Los impíos. Los pecadores. 

Volviendo al relato marcano, se nos dice que “toda la ciudad se agolpó a la puerta”. Esta expresión es una hipérbole, figura literaria que Marcos utiliza con frecuencia en su evangelio. En este caso, Marcos utiliza la hipérbole para mostrarnos el impacto del ministerio de Jesús. 

Los oprimidos habían encontrado esperanza en Jesús. El reino de Dios se había acercado. ¿Qué ocurrirá? 





[1] Mark, R. Alan Culpepper