sábado, 29 de julio de 2017

El microchip y la marca de la bestia


"de modo que nadie pudiera comprar ni vender, a menos que llevara la marca, que es el nombre de la bestia o el número de ese nombre." (Apocalipsis 13:17)

Si existe un tema que a menudo causa furor en las conversaciones entre cristianos y recientemente en las redes sociales, es la marca de la bestia y los microchips. Son muchísimos creyentes los que afirman que la marca de la bestia será implantada a los seres humanos mediante estos dispositivos electrónicos.

Los recientes proyectos de algunas empresas de implantar microchips a sus empleados, ha despertado nuevamente la polémica. Es sorprendente cómo este tipo de cosas alimenta el frenesí de la especulación del fin del tiempo, alimentado por los libros de ciencia ficción y los titulares de los periódicos.

De hecho, existe también especulación sobre la identidad del anticristo, el gobierno mundial y el momento de la venida de Cristo. Los libros sobre la profecía bíblica se publican ad nauseum, y a muchos les encanta. Pero es tiempo que consideremos que nos dicen las Escrituras, y en este caso, 
específicamente sobre la marca de la bestia.

Es importante que al acercarnos al libro de Apocalipsis, consideremos es que es un libro que contiene muchos símbolos. Además, es importante permitir que el libro interprete sus propios símbolos o arroje 
luz sobre ellos a través de paralelismos.

Contextualizando la palabra “marca”

Para comprender el uso de la palabra marca en el contexto de Apocalipsis, es necesario que consideremos su trasfondo. La palabra marca viene del término griego χραγμα [charagma], puede ser traducida como sello o inscripción. Cuando es utilizada en Ap. 13:17, hace referencia al totalitarismo religioso de la adoración del emperador”[1]. 
El marcar era común en la Antigüedad. Algunos esclavos eran marcados con algún símbolo que representaba a sus amos, como también algunos devotos con las marcas de las deidades

A. T. Robertson, dice: Los animales y los esclavos eran frecuentemente marcados con el nombre del dueño, de la misma manera que Pablo (Gá 6:7) llevaba las stigmata de Cristo. Ptolomeo Filadelfo obligó a algunos judíos alejandrinos a recibir la marca de Dionisio como devotos de este dios (3 Mac. 3:29)"[2]
Como bien señala Mitchell G. Reddish, “el pueblo de Dios está sellado con una marca para indicar que pertenecen a Dios, por lo que los seguidores de la bestia también están marcados como una indicación a quien pertenecen sus lealtades. Para Juan no hay lugar para el compromiso.[3] 
Perteneces a Dios o perteneces a la bestia (en este sentido, al emperador)

Marcar a personas era una práctica común en el imperio Romano, que apuntaba únicamente a mostrar el dominio que éste poseía. Y para los cristianos de aquel entonces, esto era un asunto muy serio. Pero trayendo este asunto al plano espiritual, ¿cómo podríamos entender la marca de la bestia?

La marca de la bestia y el sello de Dios

G. K. Beale, dice que hay dos sellos por un lado los incrédulos tienen el sello del mundo, “pero los fieles tienen el sello de Dios el Padre a través de Jesucristo . Si la "marca" en Apocalipsis 13: 16-17 debe tomarse literalmente, lo que es improbable, significa que los cristianos están excluidos de las relaciones económicas porque se niegan a usar los medios comunes, aunque idólatras, de los tratos económicos. 

La "marca en la frente", que es "el nombre de la bestia" y "el número de su nombre" (así v. 17), es la parodia y opuesto del "sello" en 7: 3-8, que es el "nombre divino escrito en la frente" de los verdaderos creyentes (14: 1, así también 22: 4, 3:12). Puesto que el sello del verdadero creyente es invisible, también lo es la "marca" del incrédulo […] Aquellos que han creído en Jesús se han identificado con él y están protegidos por el poder de su nombre contra el engaño final. Su nombre no es otro que su propia presencia con ellos (como 22: 4 lo hace explícito) […]La marca también puede significar que los seguidores de Cristo y la bestia están marcados con la imagen (es decir, carácter) de sus respectivos líderes. (La palabra griega significa no sólo "marca" o "sello", sino también "imagen")” [4]

Con todas estas cosas en mente respecto a Apocalipsis 13:17, es absurdo identificar la "marca en la frente y la mano" con algún tipo de microchip físico.





Bibliografía
1 - Kittel, Gerhard, Bromiley, Geoffrey William,Friedrich, Gerhard (1964). Theological Dictionary of the New Testament (TDNT) (10 vols.) Eerdmans
2- Robertson  Thomas Archibald, (2003). Comentario al texto griego del Nuevo Testamento. Editorial Clie.
3- Reddish G.  Mitchell, (2000). Revelation (Smyth & Helwys Bible Commentary)

4- Beale G. K, (2013). The book of Revelation (NIGTC). Eerdmans