lunes, 24 de marzo de 2014

Estudiemos la Palabra de Dios [Bosquejo]







Introducción:
Oseas escribe su libro en una época de aparente paz y  prosperidad, sin embargo la anarquía y el pecado comenzaba a resurgir en Israel.
El profeta describe las condiciones sociales de aquel entonces: líderes corruptos, familias inestables, gran inmoralidad, odio. Aunque la gente continuaba rindiendo culto a Jehová, la idolatría recibía cada día más aceptación.
Dios les advierte que por su apatía y falta de conocimiento serían destruidos.
“Le escribí las grandezas de mi ley y fueron tenidas por cosa extraña”.
En este tiempo peligroso que vivimos, -muy parecido al de Oseas- hay corrientes filosóficas como el ateísmo, y otras sectas o doctrinas que pueden debilitar o destruir al creyente. Por estas y muchas razones el cristiano debe leer y estudiar cada día la palabra de Dios.
Ilustración:
Imagine que cuando vayan ante la presencia de Dios, Él le pregunté: "¿Leíste mi Biblia?" "No." "Te escribí una carta de misericordia, ¿la leíste?" "No." "¡Rebelde! Te envié una carta invitándote a venir; ¿la leíste alguna vez?" "Señor, nunca tuve el tiempo." "¡Desdichado!", dice Dios. "porque te envié una carta de amor, y ni siquiera quisiste abrir para ver que te decía, ¿qué haré contigo?"  No permitan que eso les suceda a ustedes. Sean lectores de la Biblia; sean escudriñadores de la Biblia.

 ¿Por qué estudiar la palabra de Dios?
I-                    Porque Su Autor es Santo y Perfecto.
a.      ¿Quién es el Autor?
                                                              i.      El texto nos dice que es Dios: “Le escribí las grandezas de mi ley”.
b.      Al abrir nuestra Biblia observamos 66 libros escritos en diferentes épocas.
                                                              i.      5 Libros escritos por Moisés,
                                                            ii.      David, Salomón, Miqueas, Oseas.
                                                          iii.      Mateo, Lucas, Juan, Pablo, Pedro.
1.      ¿Son estos hombre los autores, pueden atribuirse ellos, la creación en inspiración de este libro?
a.      Claro que no
2.      Estas palaras fueron escritas por un dedo Todopoderoso, cada palabra salió de los labios eternos, cada frase fue dictada por el Espíritu Santo.
a.      Pablo dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios” (2 Timoteo 3:16). Inspiración igual a exhalación.
b.      Aunque la Escritura llegó a nuestras manos de la pluma de los autores humanos, la fuente originaria de la Escritura es  Dios.
                                                                                                                                      i.      Por eso Jesús dijo: “Tu palabra es verdad” (Juan 17:17).
II-                  Porque contiene las más bellas grandezas de toda la historia.
“Le escribí las grandeza de mi ley”
a.      La Biblia habla de grandes cosas y solamente de grandes cosas.
                                                              i.      No haya nada en nuestras Biblias que no sea importante.
1.      Cada versículo contiene un hermoso valor y significado.
b.      Entre esas grandezas encontramos:
                                                              i.      La Creación y los tiempos patriarcales.
                                                            ii.      La tierra prometida.
                                                          iii.      Bella poesía en los Salmos y Proverbios.
                                                           iv.      Los profetas.
                                                             v.      Jesucristo (Hebreos 11:1)
1.      Su vida, su ministerio, su sacrificio expiatorio, su resurrección, su venida y su reino.
c.       Tales grandezas nos consuelan, nos animan (Rom. 15:4)
d.      Nos corrigen y nos muestran el camino.
III-                Porque no es una cosa extra, sino un tesoro.
“Le escribí, las grandezas de mi ley y fueron tenida por cosa extraña”
a.      ¿Por qué la Biblia nos podría parecer una cosa extraña?
                                                              i.      Porque nunca le dedicamos tiempo para leerla y estudiarla.
                                                            ii.      Porque nos parece demasiado profunda.
                                                          iii.      Porque pensamos que para entenderla se necesita un alto y sumo estudio teológico.
1.      La Biblia es comprensible.
2.      Hay un principio que debemos tener en cuenta:
3.      Un texto solamente tiene un significado, pero múltiples aplicaciones.
b.      La Biblia no es una cosa extraña, es un tesoro invaluable.
                                                              i.      Acerquémonos a ella con devoción y nuestra mente será renovada (Rom. 12:2)
                                                            ii.      Al escudriñarla  encontraremos riqueza espiritual.
1.      Usemos preguntas como:”¿Qué?”, “¿Cuándo?” “¿Dónde?”, “Quienes son los personajes principales”, “¿Encuentro algún error a evitar?”, “¿Cuál es el mandamiento a obedecer?”.
2.      Es preguntarle al texto.
IV-               Conclusión.
a.      El estudio de la Biblia nos permite conocer más a Dios y sus grandezas.
Nos ayuda a estar preparados para toda buena obra.