jueves, 6 de marzo de 2014

LA REVELACIÓN DIVINA




Revelar significa "quitar el velo". Implica retirar la cubierta de algo que estaba oculto.

Todo lo que conocemos sobre el cristianismo nos ha sido revelado por Dios. Él está interesado en que le conozcamos, no porque lo necesite o haya en Él soledad o carencia de atención. Si no mas bien porque conocerle a Él y gozar de Él es el fin principal del hombre.

La Biblia nos indica que Dios se revela a sí mismo de diversas maneras. Despliega su gloria en y por medio de la naturaleza.

Los cielos cuentan la gloria de Dios,el firmamento proclama la obra de sus manos.(Salmo 19:1)
En el principio creó Dios los cielos y la tierra (Génesis 1:1) 

En los tiempos antiguos se reveló por medio de sueños y visiones. Se revela así mismo en las Escrituras.
Y podemos ver el zenit de su revelación en Jesucristo.


Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo (Hebreos 1:1-2)

Yo y el Padre uno somos (Juan 10:30)