miércoles, 23 de julio de 2014

El pecado original: ¿Parcial o totalmente muertos?


He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre. (Salmo 51:5)

Como está escrito:
No hay justo, ni aun uno;
No hay quien entienda,
No hay quien busque a Dios.
Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;
No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. (Romanos 3:10-12)

El Catecismo de Heidelberg un documento eclesiástico de hace aproximadamente 450 años enseña en su pregunta y respuesta ocho lo siguiente:

8. Pregunta: ¿Estamos tan corrompidos que somos totalmente incapaces de hacer el bien, e inclinados a todo mal ? 

Respuesta: Ciertamente (a); si no hemos sido regenerados por el Espíritu de Dios (b).a. Gén. 8:21; Gén. 6,5; Job. 14:4; Job. 15:14. Job. 16:35; Juan 3:6; Isaías 53:6.- b. Juan 3:3, 5;1 Cor. 12:3; 2 Cor. 3:5. 

La Escritura y aún las antiguas confesiones han subrayado esta verdad: El hombre natural es totalmente corrupto. El hombre natural es incapaz de hacer ningún bien de cualquier forma. Sin embargo han aparecido movimientos que contradicen está verdad.

El Pelagianismo:
Pelagio dio origen a esta opinión:
"Cuando Adán pecó, él se lastimó solo así mismo, su posteridad no fue afectada. Cada bebe nace en esta tierra, perfecto y sin pecado".
¿Cómo explicaba Pelagio la existencia del pecado en todos los hombres? Insistiendo en que nos volvemos pecadores cuando imitamos las conductas equivocadas de alguna persona. El camino para ser santos es imitar aquello que es bueno. Está dentro de la capacidad de cada hombre, dice Pelagio, el imitar el bien y merecer la vida eterna.

El Arminianismo:
Enseña que el hombre es incapaz de hacer ningún bien, sin embargo, por una operación general de la gracia de Dios sobre el, él puede hacer una cierta medida de bien.
De esta manera sugiere que el hombre totalmente muerto es capaz de aceptar a Cristo como su Salvador personal. El hombre a través del ejercicio de su propia voluntad puede rechazar o recibir al Salvador.
Deduciendo entonces que la diferencia entre un hombre salvo y otro no salvo -de acuerdo al Arminianismo- reside en la voluntad del hombre mismo.

La Escritura revela que el hombre esta "muerto en sus delitos y pecados" (Efesios 2:1), que vive según los designios de la carne los cuales no agradan a Dios (Rom. 8:8). Es más la Escritura no deja a lugar a dudas y dice que "no hay quien busque a Dios".

¿Está el hombre muerto o solamente una parte de él?
¿El pecado de Adán solo lo afecto a él?

La Escritura dice que esta totalmente "muerto". Solamente Dios por medio de su Espíritu puede traer vida al hombre. Esto es una obra de gracia. 

"Por gracia sois salvos"