jueves, 18 de diciembre de 2014

Matrimonio: Una nueva y mejor etapa






Por gracia del Señor contraeré matrimonio. El Señor nos permitirá enlazar nuestras vidas en matrimonio para gloria de Su nombre.







He leído algunos escritos sobre el matrimonio y la vida de hogar, pero sin duda alguna, las palabras que se encuentran en el sermón de "Secretos para una vida feliz en el hogar" por J. R. Miller, han sido de mucha edificación para mi vida (y lo seguirán siendo):

"Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella" (Efesios 5:25)
La medida del amor requerida por el marido está bien señalada: "así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella.
¿Cómo Cristo muestra su amor por su Iglesia?Piense en. . .Su gentileza con sus amigos, Su paciencia con ellos en todas sus imperfecciones, Su consideración,Su bondad incansable.
Nunca tuvo una palabra áspera de sus labios para su oídos. Nunca hizo nada para causarles dolor. No fue fácil para él en todo momento mantener tal constancia y tal compostura y silencio de amor hacia ellos; porque eran muy débiles. Pero Su afecto nunca se ha cansado ni fallado por un instante.
Maridos deben amar a sus esposas como Cristo amó a la Iglesia, y se entregó a sí mismo por ella. Amar incluso a costa del propio sacrificio máximo.
El corazón de una verdadera mujer anhela dulzura. Es herido. . .por palabras amargas, por la frialdad, por la impaciencia, por duras críticas, por negligencia, por la retención de las expresiones de afecto.
El amor ansía su pan de ternura cada día. Ningún marido debe negar a su esposa las pequeñas muestras de afecto, amenidades de amor, a pesar de las ocupaciones o días difíciles"
 Que el Señor pueda darnos la gracia y fortaleza necesaria para que nuestro matrimonio sea de mucha bendición y para gloria de Dios. 

La gracia del Señor sea sobre nuestras vidas.