sábado, 12 de septiembre de 2015

3 cosas que los falsos maestros no quieren que tú conozcas




Haciendo un recorrido general por los movimientos herejes de siglos pasados y de los de hoy en día, podemos darnos cuenta que los falsos maestros, se han aprovechado de la ignorancia, el temor y de los deseos mundanos de las personas. Muchos de estos falsos maestros han encontrado una forma fácil de lucrarse, de llenar sus bolsillos y de seguir aumentado seguidores. El método es: Ocultar información o tergiversarla para desviar la vida de muchos hacia la perdición.

Veamos a continuación tres cosas que los falsos maestros no quieren que tú conozcas:

1. Dios es soberano (Daniel 4:35): Los falsos maestros no quieren que sus seguidores conozcan más sobre la doctrina de la soberanía de Dios, ya que eso los pondrá en serios aprietos. ¿Por qué? Porque al estudiar y reconocer la soberanía de Dios, nos damos cuenta que Él hace según el consejo de Su voluntad, que no hay fuerzas terceras que coaccionen su voluntad y su decreto, de tal modo que lo que Él ha dicho, eso será hecho.  Los falsos maestros saben que esta doctrina destruye la pagana práctica de decretar y declarar cosas.

2. El estudio contextual de la Biblia:  Los falsos maestros hacen uso de la Biblia, los escuchas leerla y exponer al respecto, emiten sus opiniones y aseveraciones. Instan a sus seguidores a estudiar las Escrituras sin embargo, no ofrecen la orientación necesaria. "Dejen que Dios les hable", "Apliquen el texto a su vida", frases como éstas son escuchadas a menudo, cuando se habla de estudio bíblico. Sin duda que podemos aplicar el mensaje de las Escrituras a nuestras vidas, pero para ello es necesario conocer el mensaje original. Pero los falsos maestros no quieren eso, porque si eso sucede, sus posiciones de "liderazgo" están en riesgo

3. La salvación es por gracia. A menudo los falsos maestros hablan de la gracia manifestada en el sacrificio de Cristo. Pero cuán a menudo -intencionalmente o no- mezclan la gracia con la salvación por obras. A menudo dicen: "Hagan esto o aquello para conservar su salvación", "No hagan esto o aquello para ser salvos", sin embargo las Escrituras dicen que "somos salvos por gracia" (Efesios 2:8) sin duda que los salvos tienen que hacer buenas obras. Pero, no son las buenas obras la garantía de nuestra salvación.
La única obra perfecta y completa que puede darnos salvación fue hecha por Jesucristo al tomar nuestro lugar. El es nuestro Redentor y Mediador. 

Hay muchas cosas más que los falsos maestros no quieren que sus seguidores conozcan, para mantenerlos encadenados a sus deseos y lujurias. Pero quiera el Señor despertar a estas personas, y que vuelvan sus ojos a las Escrituras, ella es lumbrera a nuestro camino.