domingo, 25 de octubre de 2015

Solus Christus: No hay otro camino a Dios

Solo Cristo


Este mes, celebramos 498 años de un suceso muy importante, el cuál marco la Historia. Recordamos, aquel año 1517, cuando Martín Lutero clavó sus 95 tesis, en la puerta de la Catedral de Wittemberg.

Casi medio siglo ha pasado, pero aquellas verdades expuesta por Lutero y los reformadores, siguen haciendo eco:


Solo la Escritura

Solo la Gracia

Solo la Fe

Solo Cristo

Solo a Dios la gloria.


En esta ocasión, veamos de cerca las gloriosas verdades que encierra este enunciado: Solo Cristo.


Solus Christus: Solo Cristo.

Jesucristo es el personaje principal de las Escrituras. Él es la revelación perfecta de Dios.


en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo (Hebreos 1:2)

Cuando decimos "Solo Cristo", estamos afirmando que unicamente Jesucristo es el Mediador entre Dios y el hombre. Y dicha verdad, fue y es la causa de muerte de muchos cristianos, el paganismo y religiones radicales desean opacar la verdad. Los reformadores fueron perseguidos por levantar su voz en contra de la idolatría.
Pero a pesar de eso, ellos y nosotros, no debemos callar. No hay otro Mediador.

El apostol Pedro dice:


"Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12)
Pablo añade con claridad:

"Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre," (1 Tim. 2:5)
Y si el testimonio apostólico no fuese suficiente, Jesucristo dice de Sí mismo:


"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí." (Juan 14:6)
Claramente las Escrituras, nos enseñan que Jesucristo es el único camino a Dios, y no solamente eso, sino que encontramos en ellas, la gloriosa verdad de su amor y rescate:



"siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados," (Rom. 3:24-25)


"sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación," (1 Pedro 1:18-19)

Hagamos de "Solo Cristo" nuestra consigna, ya que:

No hay otro Mediador.

No hay otro que haya tomado nuestro lugar en la cruz.

No hay otro que pueda satisfacer la justicia de Dios

No hay otro en quién podamos ser salvos.




"Le llamamos Jesús, pues ha sido enviado para salvar a los Suyos de sus pecados. El titulo de Cristo, significa que ha recibido con plenitud la unción de todas las gracias del Espiritu Santo" - Juan Calvino.