martes, 27 de octubre de 2015

Las aflicciones son parte del plan de Dios

En medio de la aflicción podemos tener esperanza
#DEVOCIONAL 
“Nuestras pequeñas aflicciones,
Nuestros grandes problemas,
Nuestras pesadas cruces,
Nuestras dolorosas perdidas
Son todas, parte del plan de Dios” - James Smith

“Hará conmigo lo que ha determinado; todo lo que tiene pensado lo realizará.” (Job 23:14)

Quizá pienses que si Dios es amor ¿cómo puede Él planear nuestras aflicciones? Sin embargo, a pesar de nuestro poco entendimiento, las Escrituras nos enseñan, que Él planeó nuestras pruebas y aflicciones, y permite que sucedan, no para hacernos sufrir y disfrutar de ello como un tirano sádico.

No, Él permite las aflicciones, para hacernos madurar y hacernos reflejar la gloria de Cristo al mundo. En definitiva, Él lo hace porque nos ama.

En el futuro entenderemos mucho mejor, lo que estamos sufriendo hoy. Las lágrimas se convertirán en gozo. Pero si esto no nos consuela, recordemos que, Quién ordenó nuestras aflicciones, también nos da la fuerza para resistir.

Enfrentemos nuestras aflicciones con paciencia y busquemos gracia para dar honor a Dios en todo lo que sufrimos.

“Ayúdame no solamente a someterme a lo que has dicho, sino a deleitarme en ello […] Dame la gracia, para regocijarme en mis aflicciones” - James Smith