jueves, 24 de diciembre de 2015

Pensamientos sobre la Navidad



¿De qué se trata la Navidad? La mayoría responderá que se trata sobre Jesús pero ¿es eso cierto? Veamos de cerca esa respuesta y hagamos algunas deducciones.

Sí la Navidad se trata de Jesús ¿lo conozco? 

Es fácil decorar un árbol navideño, en cuya base se coloca una escena de los Evangelios, representada por figuras de barro. Vemos a un hombre y una mujer, y a un niño descansando en un pesebre. ¿Acaso no es tierno? ¿Acaso no despierta nuestro fervor religioso? Al menos por este día, parece que si.

Pero ¿conocemos al Cordero de Dios? ¿sabemos lo que Él hizo, está haciendo y hará por Su pueblo?
¿conocemos su obra en la cruz del Calvario de una forma experimental? ¿hemos sido renovados por Su sangre? ¿tenemos seguridad de eso?.

Si la Navidad se trata de Jesús ¿vivo para Él?

 Es bonito pensar en Jesús, como un bebé, pero esa es solo una parte de la Historia. El creció en estatura y sabiduría, siendo Dios y hombre, su misión, su objetivo fue algo sumamente glorioso. Todas las profecías apuntaban hacia a Él. Ya no es un niño, ahora es Dios-hombre, muriendo en la cruz del calvario, Él ofrece su vida por su pueblo.

¿Puedes ver eso, Él da su vida por ti? Si celebramos que Él nació, debemos todos los días recordar que debemos vivir para Él, viviendo para Su gloria. Pero, es impresionante la cantidad de cristianos que este día celebran a Cristo, pero que luego de unos días viven como sí Él no existe. ¿No es eso absurdo? Pero no me malinterpretes, no me refiero a tener un desliz, me refiero a pecar deliberadamente, a negar la palabra de Dios, a vivir con el mundo y sus deseos ¿no es eso contrario a todo ese fervor religioso de Noche Buena?


Si la Navidad se trata de Jesús ¿estoy dispuesto a morir por Él? 


El nació, creció, ministró, fue llevado a la cruz, resucitó, y ahora intercede por nosotros. Cristo es el ejemplo de obediencia. ¿Estamos dispuestos nosotros a obedecer a Dios, hasta la muerte? ¿Estamos dispuestos a dejarlo todo por Él?

Como ves la Navidad, no solamente son regalos, debería ser un tiempo de reflexión y considerar a Aquel que siendo Dios, tomo forma de siervo y dio su vida por nosotros. ¿Cuál será nuestra respuesta? ¿Qué haremos?