lunes, 8 de agosto de 2016

5 cosas que he aprendido del mundo blogger




Hola amigos que siguen este pequeño blog, doy gracias a Dios porque el blog ha sobrepasado las 30,000 visitas. En este punto de existencia del blog, he hecho memoria de cómo comenzó todo.

Recuerdo, que hace muchos años cree varios blogs en los que compartía algunas reflexiones, pero ahora que las reviso, me doy cuenta de que mis planteamientos no estaban del todo atinados. Pero, con el  paso de los años y la gracia del Señor, he ido aprendiendo más de Su Palabra.

Durante todo este tiempo, he aprendido algunas cosas que podrían servir a alguien que quiera empezar un blog o a alguien que ya tiene uno:

1. No todos leerán lo que escribes:
Si, esta es una de las primeras lecciones en el mundo blogger. Una de las más difíciles de asimilar. Podrás hacer un buen post, sin embargo solo serán algunos que leerán ya sea por cuestión de interés, por visibilidad del blog en la web o por otras razones. Pero eso no debe desanimarte, lo que escribes y compartes se hace para la gloria del Señor y para edificar a quien Dios quiera que así sea.

2. Lidiar con los que piensan que ganas dinero
Cuando empiezas o tienes un blog, siempre hay algunos que dirán que tienes dinero o que produces dinero con tal blog. No niego que existe la posibilidad de poder hacer eso, de hecho, esta plataforma ofrece la oportunidad de utilizar AdSense (añadir publicidad al blog)  y ganar así unos centavos. No digamos la publicidad local, etc. Personalmente, respeto a los que hacen eso. Pero en mi caso, esto no es así.

3. Existen bloggers inmaduros espiritualmente.
Sí, así como en nuestras congregaciones hay cristianos inmaduros, también hay bloggers cristianos inmaduros. Ahí los ves peleando por tener la mejor idea, el post más visto, las imágenes más atractivas, etc. Es lamentable cuando las personas pierden de vista al Señor.

4. Hay algunas persona que leerán lo que escribes.
Según la voluntad del Señor, habrán personas que leerán lo que escribes, y no sólo eso, también son edificadas con la palabra del Señor. Gracias a Dios, he recibido mensajes de parte de muchas personas, las cuáles han sido bendecidas con algún post.

5. Escribir no es una obligación, es un privilegio.
Dios nos permite poder compartir en estas plataformas, no debemos obligarnos a nosotros mismos. Hay algunos blogs que publican diariamente, otros semanalmente, otros cada dos días, en fin, lo importante es que podamos hacer lo que hacemos, sabiendo que es para nuestro Señor y para gloria de Su nombre.

Gracias a todos los que visitan y leen algún post de este blog, desde cualquier lugar del mundo. Que sea el Señor glorificado en sus vidas. Ruego que lleven mi nombre en sus oraciones, para que sea el Señor guiándome y proveyendo su gracia.