sábado, 27 de agosto de 2016

La perspectiva de Francisco y la perspectiva bíblica


El día de mañana (28 de agosto), habrá en mi pueblo un evento muy importante para la comunidad católica romana. En dicho evento, se promueve la comunión entre jóvenes franciscanos. Ha habido mucha propaganda y anuncios al respecto. Al ver todo esto, me fue inevitable pensar en cosas como, ¿quién era Francisco? ¿cuál era su perspectiva de las Escrituras y Cristo? y ¿cuál es el contraste entre dicha perspectiva y las Escrituras?

¿Quién era Francisco?

Francisco de Asís (en italiano Francesco d’Assisi, nacido Giovanni di Pietro Bernardone;Asís, 1181/11824 -ibídem, 3 de octubre de 1226) [1]

G. K. Chesterton, escribió una amena biografía de Francisco de Asís, en la cual detalla varios eventos importantes para comprender a este personaje, por ejemplo:

"En el año de 1199, interviene en el asalto al Castillo Imperial de Asís, procurando con ello encontrar gloria y fama por medio de las armas. En el año 1202, cae prisionero en Peruggia luego de una guerra entre dicha ciudad y Asís."[2] Unos años más tarde, tiene un "encuentro" con  Jesucristo por medio de sueños y experiencias extaticas, que lo llevan a vivir como mendigo  y a predicar el amor a Cristo y a las criaturas.

Para conocer más al personaje, se puede consultar la obra de Chesterton (aunque más emotiva que técnica).

¿Cuál era la perspectiva de Francisco sobre las Escrituras y Cristo?

Este punto es el más profundo, ya que Francisco de Asís, fue un personaje que habló y escribió mucho. La mayoría de sus obras fueron escritas en francés e italiano, actualmente se encuentran algunas disponibles en español. Pero, vayamos al asunto.

Era marianista: En la época medieval, el culto y veneración a María estaba en su apogeo. Ya desde el Concilio en Efeso en el año 431 D.C., la mayoría de católicos romanos consideraban a María como virgen perpetua y como co-sacerdota de la gracia (tema que no abordaré en este post).  Francisco en uno de sus escritos, él dice: 
Salve, Señora, santa Reina, santa Madre de Dios, María, que eres virgen hecha iglesia y elegida por el santísimo Padre del cielo, a la cual consagró Él con su santísimo amado Hijo y el Espíritu Santo Paráclito. [3]
El éxtasis como vía de comunión: La vida de Francisco, estuvo marcada por muchas experiencias extaticas, como visiones, sueños, animales que hablan, etc. 

Interpretación ascética de las Escrituras: Para Francisco, las Escrituras mostraban un camino donde las penitencias, el ascetismo (privación de placer) y la pobreza jugaban un papel fundamental para conocer a Dios. De hecho, él abraza la pobreza para conocer así más a Cristo.

El contraste entre la perspectiva franciscana y las Escrituras.

El contraste es evidente

1. La adoración mariana no es enseñada por las Escrituras, fue un postulado teológico incorrecto que lleva más de 1600 años recorriendo al mundo. Jesucristo y el testimonio de los apostoles es que, solo Dios merece adoración. Aún ni los ángeles, ni nada creado merece adoración. Nadie más que Jesucristo, puede ser el único Mediador entre Dios y los hombres.

2. Las experiencias no son el medio de revelación de Dios: Este punto es muy cuestionado, no solo por católicos romanos sino también por círculos neo-pentecostales. Sin embargo, a pesar de la oposición, el cristiano bíblico entiende que Dios se ha revelado por medio de las Escrituras, ellas son las que dan testimonio de Él, de su obra y de lo que hizo, está haciendo y de lo que hará. Ninguna experiencia "sobrenatural" debe sobreponerse al testimonio de las Escrituras.

3. El ascetismo, menosprecia la obra de Cristo: El ascetismo, es un intento del hombre para ganar el favor de Dios. Entre más hago esto o aquello, Dios me ama o Dios me salvará. La Biblia nos enseña que la obra de Cristo fue perfecta, y que no necesita añadiduras. Lo que hacemos, es decir las buenas obras no son resultados del ascetismo sino del agradecimiento a Dios.

Juan o como se conoce Francisco, es un personaje profundo, pero lamentablemente su teología católica-romana dista de las Escrituras.

[1] Biografía de Francisco de Asís por Wikipedia
[2] Francisco de Asís, G. K. Chesterton
[3] Saludo a la bienaventurada Virgen María, Francisco de Asís