miércoles, 21 de septiembre de 2016

Cristiano, resiste.

A medida que el tiempo pasa, las situaciones se agravan en nuestro mundo. El caos, la violencia, el desenfreno sexual, y tantas cosas más que nos parecen sacadas de una terrible y mórbida pesadilla. Y aquí estamos los cristianos, en el mundo pero por gracia de Dios no siendo parte del mundo. Estas palabras van dirigidas a ti que al igual que yo,  sigues a Jesucristo, nuestro Señor.

El camino se vuelve difícil, lo sé. Pero no eres el único, alrededor del mundo hay muchos cristianos siendo ultrajados, perseguidos, asesinados por anunciar que Cristo es el único Salvador. Es posible que vivas en un país, donde haya libertad de culto, pero aún así te sientes perseguido por el mundo. 

El apóstol Pedro, inspirado por Dios, nos dice que si seguimos a Jesucristo, persecución y marginación son parte de nuestro llamamiento, el apóstol escribió lo siguiente:

Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente; quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados. Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas. II Pedro 2:21-25
 ¿Estás sufriendo por seguir a Jesucristo? ¿Estás sufriendo por el Evangelio? Gloria a Dios. Resiste. Pronto tu dolor y sufrimiento habrá de terminar.


Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte,ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Apocalipsis 21:3-4
Compañero de viaje, amigo, hermano, resiste.

¿Estás siendo tentando y  abatido por el mundo? Resiste.

Por tanto, someteos a Dios. Resistid, pues, al diablo y huirá de vosotros. (Santiago 4:7)
¿La falsa religión te persigue? Resiste

El mismo ha dicho: NUNCA TE DEJARE NI TE DESAMPARARE (Hebreos 13:5b)
“Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.” (Mateo 25:23)

Cristiano, resiste.