lunes, 19 de diciembre de 2016

El Verbo fue hecho carne: Introducción


Diciembres es un mes en el cual se escucha a menudo del “niño Jesús”, de su nacimiento, de los reyes magos, de Belén y de ¿”Santa” Claus?

El folklore navideño está por doquier. Algunos cristianos se abstienen de celebrar el nacimiento de Cristo, otro sí lo celebran. Y dicha celebración, ha llevado a acaloradas discusiones y trivialidades. 

Pero si dejamos eso a un lado, podemos aprovechar en concentrar nuestra atención en algo más relevante y productivo. Me refiero a una doctrina bíblica fundamental para el cristianismo. ¿A qué doctrina me refiero? La encarnación de Cristo.

He considerado iniciar una breve serie* sobre esta doctrina, los temas a tratar serán los siguientes:

I) La encarnación de Cristo
II) El nacimiento virginal
III) El Mesías profetizado

Las Escrituras continuamente nos muestran esta doctrina:

Juan nos dice que “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. […]A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad." (Juan 1:1-4; 11-14)

Y el apóstol Pablo, nos dice que Cristo “siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;” (Filipenses 2:6-7)

Ante tal testimonio de las Escrituras, es fundamental para el cristiano poseer claridad y sólidez en esta doctrina. 


*Sus oraciones a favor de este pequeño y significativo proyecto. Las notas que serán publicadas, serán introducciones al tema que bien podrán servir al lector para profundizar mucho más en la doctrina de la encarnación.