martes, 17 de enero de 2017

¿Hablamos de pornografía?


La pornografia es una de las formas de pecado, que más daño ha hecho a la sociedad. Hombres y mujeres han sido perjudicados, y en algunos casos, destruidos al exponerse continua u ocasionalmente a material pornografico.

Actualmente, vemos que las empresas recurren a la publicidad con contenido erótico, sexy y atrevido, para así atraer a más clientes. Vivimos en una sociedad hipersexualizada. En medio de todo esto, estamos los cristianos, quienes también han sido afectados por la pornografia. Existe un gran porcentaje de cristianos que están luchando contra el pecado.

Según el Grupo Barna, alrededor del 68% de los hombres que asisten a las iglesias en USA, accede a algún tipo de pornografia con regularidad. Según este estudio, los jovenes entre los 18-24 años, componen el 76% de los cristianos que buscan actualmente pornografia. Las cifras son alarmantes, pero vayamos al hecho:
Existe una lucha contra el pecado (ira, envidia, lujuria, etc. ) y debemos saber como enfrentarla.

Jesús y la pornografía

Una de las enseñanzas mas revolucionarias y radicales, dicha por Jesús fue la siguiente:
Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio.
Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. (Mateo 5:27-30)
Jesús está hablando a personas que luchan contra el pecado sexual. Jesús nos está hablando a nosotros y nos llama a los cristianos:
a) A un estándar serio:
Si una persona desea ser pura, no es suficiente con no tener relaciones sexuales con otra persona que no sea su esposa(o). Si desean ser puros, -enseña Jesús- deben desear no tener sexo con alguien más que no sea tu esposa(o). Jesús eleva el estándar.
Cuando deseas sexualmente a otro hombre o mujer, que no sea tu esposa(o), estás adulterando. Cuando deseas sexualmente a otro hombre o mujer, siendo soltera(o), estás fornicando.

b) A una estrategia seria:
Jesús dice si tu deseas sexualmente a otra persona, debes sacar tu ojo o cortar tu mano. Esto no significa que, nos cortemos o que quedemos con un ojo (o sin los dos), sino que somos llamados a ser radicales en la lucha contra la pornografía. Necesitamos emplear medidas radicales para hacer morir cada día este pecado.

c) Se trata de un desafío serio:
Si somos indulgentes, pasivos y pasamos justificandonos con frases, como "la carne es débil", "no juzguen", "lo puedo dejar cuando quiera", etc., no avanzaremos en la lucha contra el pecado. Es un asunto de vida o muerte.

Medidas radicales contra la pornografía.

Ver pornografía, no surge de la nada sino de una concatenación de pensamientos. La lucha inicia en nuestra mente. Algunas medidas que -con la ayuda de Dios- podemos tomar son:

1. Arrepentimiento inmediato: Cuando surja el pensamiento de ver pornografía, debemos arrepentirnos inmediatamente. Si dejamos que esos pensamientos se "fermenten" en nuestra mente, tarde o temprano caeremos en el pecado.

2. Memorizar las Escrituras:
Memorizar versículos bíblicos no es sólo un asunto piadoso, sino que es una arma poderosa en contra de la pornografía. Vale la pena memorizar textos como, Salmos 119:11, Mateo 5:27-30, Colosenses 3:1-5, etc,. Luego de arrepentirnos, debemos citar las Escrituras y aferrarnos a ella.

3. Buscar ayuda en otros cristianos maduros:
Cuando sientas el deseo de ver pornografía, puedes llamar o visitar a un hermano en la fe. Preferiblemente, un cristiano maduro y de tu mismo sexo. Habla de lo que estás pasando y luego oren pidiendo al Señor de Su gracia.

Estas medidas no dependen de nuestro esfuerzo sino de la gracia de Dios. Él nos da la gracia para arrepentirnos, para memorizar las Escrituras y para edificarnos unos a otros.

Si no eres cristiano, no podrás vencer este pecado. Ningún centro de desintoxicación podra ayudarte, únicamente Dios puede librar tu vida del pecado. 
"Enfrente la tentación con pensamientos de fe acerca de Cristo en la cruz. Si desea ser preservado de entrar en la tentación, nunca piense en hacer una tregua con ella" - John Owen