sábado, 18 de febrero de 2017

La espada del Espíritu


Leyendo Efesios 6:10-18, encontramos la descripción de una armadura. Pablo utiliza una analogía para transmitirnos verdades fundamentales para nuestra vida cristiana. Una de las piezas que el apóstol menciona es "la espada del Espíritu" (Efesios 6:17b).

Respecto a la palabra "espada", en la NET Bible encontramos el siguiente comentario:

"El término griego traducido espada (μάχαιρα, machaira) se refiere al gladius romano, una espada corta de unos 60 cm de largo, usada para combates cuerpo a cuerpo. Este es la única arma claramente ofensiva en la lista de piezas mencionadas por el autor"

Gladius romano
Pablo deja claro que, la espada del Espíritu es la palabra de Dios. Un arma que debe ser utilizada para defender y atacar. Muchos temen usar la palabra del Señor, prefieren andar con rodeos o allegarse a enseñanzas torcidas.

Gene Edward Veith, Jr. escribió:
"El arma del cristiano es "la espada de la Espíritu, que es la palabra de Dios "(Efesios 6:17). La Palabra de Dios es el medio por el cual el Espíritu Santo opera en los corazones y las mentes de sus oyentes. Cuando una persona lee la Biblia o escucha la verdad en un sermón o incluso en una discusión personal o al leer un libro o artículo, el Espíritu Santo está trabajando de una manera poderosa, destruyendo las fortalezas de la racionalización y el pecado que los seres humanos han levantado. Una persona basada en la Escritura y explicando su mensaje posee "un poder divino". 
Un estudiante de primer año de universidad que tartamudea la doctrina de la Encarnación en una clase de Filosofía, puede perder la "pelea de palabras" contra un profesor sofisticado y de rápido ingenio. Pero la eficacia del testimonio no depende de la habilidad de su presentación, sino solamente del Espíritu Santo que está obrando en ella. Esto era cierto incluso con Pablo, quien dijo que no era elocuente, ni utilizó "palabras plausibles" para proclamar la llamada locura del evangelio ", para que vuestra fe no descansará en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios "(1 Corintios 2: 4-5)" [1]

Necesitamos predicar, enseñar la palabra de Dios de manera responsable y con denuedo. No podemos callar la verdad. Los apóstoles dijeron "no podemos callar lo que hemos visto  y oído", de igual modo nosotros no podemos ser irresponsables y no hablar de la gloriosa palabra de Dios.  Aunque muchos no quieran oír, Dios obrará. Aunque muchos se burlen, Dios obrará.

Usemos la espada del Espíritu para luchar contra la falsa doctrina, contra todo aquello que se levanta contra Dios. Y también usemos esa espada, para cortar de nosotros toda clase de malicia y actitudes pecaminosas.

Usemos la espada del Espíritu.

[1] Loving God with all your mind: Thinking as a christian in the Postmodern World, Gene Edward Veith, Jr.