lunes, 13 de marzo de 2017

El pecado original y sus efectos



El pecado original, es uno de los temas de los cuales se conoce poco o se poseen ideas extrañas. ¿Sabe usted que es el pecado original? y ¿cuáles son sus efectos en la humanidad? Veamos a continuación.


¿Qué es el pecado original?

Para responder a esta pregunta, veamos lo que nos dice la Escritura:

Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron […]Por tanto, así como una sola transgresión causó la condenación de todos, también un solo acto de justicia produjo la justificación que da vida a todos. Porque así como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores, también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos. (Romanos 5:12,18-19)
El término pecado original, se refiere a la corrupción y culpa heredada de Adán a la raza humana. Por la desobediencia de Adán fuimos todos constituidos pecadores.(a)

El pastor puritano Thomas Watson escribe:

“Mientras Adán, como representante nuestro, se mantuvo firme, nosotros también lo hicimos, pero, cuando cayó, nosotros caímos con él. Pecamos en Adán, como dice el texto: “[En quien] todos pecaron…” (Rom. 5:12b)
Adán era la cabeza de la humanidad, y al hacerse culpable nos hizo culpables también a nosotros, así como los hijos de un traidor tienen la sangre mancillada. Omnes unis ille Adam fuerunt: “Todos nosotros pecamos en Adán, porque éramos parte de Adán”, dice Agustín.” [1]

Éramos corporativamente representados por Adán, y su pecado es nuestro.

¿Por qué se llama pecado original?

Louis Berkhof responde:
Se llama “pecado original” por las siguientes razones:
a) porque deriva del tronco original de la raza humana.
b) porque está presente en la vida de cada individuo desde el momento de su nacimiento, y, por tanto, no puede considerarse como resultado de la imitación
c) porque es la raíz interna de todos los pecados actuales que manchan la vida del hombre. [2]

Los citados argumentos de Berkhof, podrían ser resumidos de la siguiente manera: Originado en Adán, incluido en nosotros y el germen de todos nuestros pecados

Los efectos del pecado original.

Cuando hablamos de los efectos del pecado original, es necesario fijar desde que perspectiva se realizará tal consideración. Existen 3 perspectivas respecto al pecado original:

a) Pelagiana: En esta perspectiva el pecado original es negado, por lo tanto no hay efectos. Escribe Bavinck: “Según Pelagio, la imagen de Dios consistía únicamente en una personalidad libre, no en santidad positiva, inmortalidad, etc.

La transgresión de Adán, según él, no privó a los humanos de la imagen de Dios y de hecho no tuvo consecuencias adversas en absoluto. No hay tal cosa como el pecado original. La transgresión de Adán afectó negativamente a sus descendientes sólo porque les dejó un mal ejemplo.” [3]


b) Semi-pelagiana: Admitía que “toda la raza humana está envuelta en la caída de Adán, que la naturaleza humana está infectada con el pecado hereditario y que todos los hombres son por naturaleza inclinados al mal y no pueden, sin la gracia de Dios, ejecutar algo bueno; pero negó la total depravación del hombre, la culpa del pecado original, y la pérdida de la libertad de la voluntad” [4]. Esta perspectiva es abrazada por la Iglesia Católica Romana, como por algunas denominaciones protestantes.


c) Reformada: Definida por Agustín y redefinida en el periodo de la Reforma y post-reforma, esta perspectiva establece que “la naturaleza del hombre, tanto física y moralmente, está del todo corrompida por causa del pecado de Adán, de tal manera que el hombre no puede hacer otra cosa sino pecar. Esta corrupción heredada, es decir, el pecado original, es un castigo moral por el pecado de Adán. Es una cualidad tal de la naturaleza del hombre, que éste en su estado natural sólo puede y quiere hacer lo malo.” [5]

Por lo anterior, podemos concluir que la perspectiva reformada está más apegada a lo que las Escrituras nos enseñan. Históricamente la teología conservadora ha abrazado esta posición.

Ahora veamos brevemente algunos efectos del pecado original:

a) Nuestros primeros padres perdieron su inocencia legal/moral y su rectitud, y se encontraron a sí mismos como sujetos de culpa y corrupción moral.
b) Perdieron la comunión con Dios.
c) El medio ambiente del hombre fue maldecido, y en consecuencia la productividad de la naturaleza se deterioran por las espinas y malezas.
d) Cayeron bajo la ira y maldición
e) Se volvieron completamente depravados (b)

Los efectos antes mencionados no son ajenos a nuestro tiempo y entorno, de modo que lo escrito por el apóstol Pablo bien podría englobar o resumir los efectos del pecado original:


No hay quien entienda, No hay quien busque á Dios; Todos se apartaron, á una fueron hechos inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni aun uno (Romanos 3:11)
La concepción que tengamos del pecado original, determinará en gran medida nuestro entendimiento de la salvación y de la obra redentora de Cristo.

[1] Tratado de Teología, Thomas Watson, pp.258)
[2] Teología sistemática, Louis Berkhof
[3] Reformed Dogmatics, Sin and Salvation in Christ, Herman Bavinck
[4] Ibid, Berkhof
[5] Ibid, Berkhof


(a) Existen corrientes teológicamente liberales que niegan que Adán haya existido y que se trata de un mito. La Neo-ortodoxia afirmaba la doctrina de la caída, pero negaba que hubiera una persona verdadera e histórica que en un momento específico, en una ubicación sobre la tierra, comió un verdadero fruto prohibido
(b) Actualmente se niega este aspecto en muchos círculos protestantes, sentado así una postura semi-pelagiana.