miércoles, 9 de abril de 2014

La naturaleza de la Iglesia



Iglesia se traduce del griego "ekklesia", significa asamblea. En la Grecia clásica "ekklesia" era la asamblea de los ciudadanos convocados. En el sentido hebreo (qahal; Det.18:16; Jue. 20:2; Lv. 10:17) significa el pueblo de Dios convocado por Él, para que lo escuche y actué para él.

Los redimidos son convocados por Dios, no es una congregación casual o por acuerdo del grupo, sino convocados por el Dios Todopoderoso. La iniciativa es de Dios.

1. La Iglesia consiste en personas reconciliadas con Dios.

Reconciliados con Dios mediante el sacrificio de Cristo, el sacrificio perfecto y único para el perdón de pecados tanto para gentiles y judíos. Cristo se dios a sí mismo para que seamos "hechos cercanos" (Efesios 2:13) delante de Dios.

2. La Iglesia es un organismo espiritual en el cual actúa el Espiritu Santo.
El apóstol Pablo nos ayuda a comprender mucho esta idea proporcionándonos algunas figuras (Ef. 2:19-22) en las cuales vemos a la Iglesia como un organismo espiritual vivo y dinámico gracias a la acción del Espíritu Santo.
Es así como describe a los miembros de la Iglesia:

a) conciudadanos de los santos.
La figura nos conduce a pensar en personas que adquieren ciertos derechos, pueden demandar protección de las autoridades y que tienen la capacidad para opinar acerca de los asuntos de la nación. También implica responsabilidades que debemos cumplir como ciudadanos.

b) miembros de la familia de Dios.
Todos los redimidos por Jesucristo, llegan a ser miembros de la familia de Dios. Esto implica que el Padre es uno y por consecuencia todos sus hijos son iguales, con los mismos derechos y responsabilidades.

c) un edificio
Este edificio esta formado por piedras vivas, que son los cristianos, cuya piedra fundamental de su fe es Jesucristo.


Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo (1 Corintios 3:11)
No se trata de un edificio cualquiera sino que es una construcción dinámica que va creciendo hasta llegar a ser un templo santo en el Señor. Lo que nos lleva a la ultima figura.

d) el templo
Es por excelencia el lugar en el cual Dios habita.

La Iglesia es un organismo espiritual vivo. Como tal, debe reproducirse. Este trabajo de reproducción, solo puede hacerlo el Señor, porque Él es el que añade a la iglesia los que han de ser salvos. Ningún hombre, laico o ministros pueden hacer nacer de nuevo a un hombre.