viernes, 6 de junio de 2014

De la Caída del Hombre, del Pecado y de su Merecido Castigo



I. Nuestros primeros padres, seducidos por la sutileza y tentación de Satanás, pecaron al comer 
del fruto prohibido. (1) Quiso Dios, conforme a su sabio y santo propósito, permitir este pecado 
habiendo propuesto ordenarlo para su propia gloria. (2)
1. Génesis 3:13; 2 Corintios 11:3.
2. Romanos 11:32.
II. Por este pecado cayeron de su rectitud original y perdieron la comunión con Dios, (1) y por 
tanto quedaron muertos en el pecado, (2) y totalmente corrompidos en todas las facultades y 
partes del alma y del cuerpo. (3)
1. Génesis 3:6-8; Eclesiastés 7:29; Romanos 3:23.
2. Génesis 2:17; Efesios 2:1.
3. Tito 1:15; Génesis 6:5; Jeremías 17:9; Romanos 3:10-18.

-Confesión de Fe de Westminster