viernes, 20 de junio de 2014

Trasfondo histórico del Calvinismo

Juan Calvino

La historia revela que el "calvinismo" no es nuevo. Un monje británico a principios del siglo quinto de nombre Pelagio, quien negaba la doctrina del "pecado original", había enseñado que el hombre poseía absoluto "libre albedrío" mediante el cual podía elegir o rechazar a Dios. Su oponente histórico fue el teólogo, Agustín, quien insistió en que las Escrituras enseñan que el hombre estaba muerto en sus delitos y pecados y en la esclavitud de Satanás. “La voluntad del hombre”, dijo Agustín, no era en lo más mínimo "libre", y “sólo cuando Dios da su gracia a el hombre podía el hombre elegir servir a Dios”. Agustín enseñó que el hombre perdió la capacidad de elegir cuando Adán pecó y fue expulsado del Jardín de Edén. Se aceptaron las doctrinas de Agustín, pero Pelagio fue tildado de hereje y excomulgado por la Iglesia Católica.

Conforme pasaba el tiempo, la Iglesia Católica se acercaba a la doctrina de los "Sacramentos" y al poder centralizado de la iglesia por lo que algunos se levantaron en protestas. Durante el siglo 15, la cuestión se agudizó. Erasmus, el humanista y teólogo de la Iglesia de Roma, emitió un "Diatriba" en el que protestó acerca de la gracia soberana y abogó por el libre albedrío del hombre para "hacer una decisión "por Cristo. Esto fue contrarrestado por la pluma volátil del reformador protestante, Martín Lutero, en su tesis sobre "La esclavitud de la voluntad humana." Así comenzó la Reforma Protestante dirigida por hombres como Lutero, Zwinglio y Calvino.

Estos hombres eran católicos de formación, pero su estudio bíblico independiente les llevó a preguntar o protestar por las prácticas de la Iglesia Católica y tratar de reformarlo. Cerca de 1530 Calvino se separó de la Iglesia Católica, y en 1536 publicó su libro "Institutos de la religión cristiana". A lo largo de su vida desarrolló y perfeccionó estos pensamientos, pero este trabajo sirvió como base de lo que más tarde llegó a ser conocido como "calvinismo". En la última parte del siglo 16 las doctrinas expuestas por Calvino fueron aceptadas como la religión oficial de Holanda y se publicaron como La confesión Belga y el Catecismo de Heidelberg. Esta doctrina fue organizada en “los cinco puntos del Calvinismo” y refrendada por el Gran Sínodo de Dort en 1619.
Los cinco puntos o posiciones doctrinales del Calvinismo fueron formulados por el Gran Sínodo de Dort en respuesta a un documento llamado "Remonstrance". Esta "protesta" fue presentada por el Estado de Holanda por los discípulos de un profesor del seminario holandés (Jacob Hermann) cuyo apellido latín era Arminius. Arminio (1560-1609) era de sólo 4 años de edad cuando murió Juan Calvino (1509-1564).

Aunque criado en la tradición reformada, Arminio tenía serias dudas en cuanto a la gracia soberana de Dios, por su razón natural simpatizaba con las enseñanzas de Pelagio y Erasmus relativas a la libre voluntad del hombre. Un año después de la muerte de Arminius, sus discípulos formularon sus enseñanzas en cinco puntos principales, que procedieron a presentar al Estado con el deseo que la Confesión Belga y el Catecismo Heidelberg se sustituyeran por las enseñanzas de su profesor.


El Gran Sínodo de Dort fue convocado por los Estados Generales en 1618 para la finalidad específica de examinar los cinco puntos del Arminianismo a la luz de la Sagrada Escritura. Ochenta y cuatro teólogos y 18 comisionados seculares fueron reunidos para 154 sesiones que duraron desde 13 de noviembre 1618 hasta el 09 de mayo 1619. Tras un examen minucioso de las doctrinas de Arminius, compararon cuidadosamente sus enseñanzas con las de las Sagradas Escrituras, el Sínodo determinó que sus puntos de vista eran heréticos. Los miembros del Gran Sínodo no se detuvo allí, sin embargo, pero con cuidado formularon una refutación de 5 puntos por las Escrituras que más tarde se conoció como "Los cinco puntos del Calvinismo”.