jueves, 21 de agosto de 2014

Mil razones para no ser parte del movimiento neo-pentecostal.


Ciertamente el movimiento neo-pentecostal se ha expandido a Latinoamerica, y sin duda ha llegado a mi país, El Salvador. Son cada vez más los que atraídos por emociones o argumentos seductivos, se acercan a este movimiento.

¿Cuáles podrían ser las razones para no ser parte de este movimiento? Bueno aquí les presento mil razones o más bien una razón que podría contener las mil:

El movimiento neo-pentecostal, entristece, tergirversa, falsifica y deshonra al Espiritu Santo. ¿Cómo lo hacen? Al atribuirle al Espiritu, palabras, hechos o fenómenos que Él no ha realizado.
La enseñanza neo-pentecostal hace ver al Espiritu como un rayo que toca el cuerpo, como una fuerza que toma el control de la mente o como un genio universal que concede todo cuanto pidamos o deseemos.


Aunque no son mil razones, lo antes mencionado podría ser suficiente para rechazar el neo-pentecostalismo, el cual esta perjudicando a muchas personas, debido a que dicho movimiento ignora (de manera maliciosa o no) el ministerio de El Espiritu Santo, el cual es glorificar a Cristo.

Steve Lawson dice: "El Espiritu Santo desea que nos centremos en Jesucristo, no en él mismo. Ese es el ministerio principal del Espiritu. Él nos esta señalando a Jesús, llevándonos a Cristo en mayor claridad. Cuando el Espiritu Santo se convierte en un fin en sí mismo, entonces hemos malentendido su ministerio."