sábado, 20 de septiembre de 2014

Dios en las manos de pecadores enojados - R. C. Sproul



Quizás el más famoso sermón jamás predicado en América fue el de Jonathan Edwards titulado "Pecadores en las manos de un Dios airado". No sólo se ha reproducido el sermón en innumerables catálogos de predicación sino también está incluido en la mayoría de las antologías de la literatura americana temprana. Escandaloso, es este una vívida representación del precario estado del hombre no convertido bajo la amenaza del infierno, al cual algunos algunos analistas modernos han llamado completamente sádico.

El sermón de Edwards está lleno de imágenes gráficas de la furia de la ira divina y el horror del castigo implacable de los impíos en el infierno. Tales sermones están fuera de moda en nuestra edad y generalmente se consideran de mal gusto.
Sermones que hacen hincapié en el ardor de la ira de un Dios santo dirigida a los corazones de los hombres impenitentes no encajan con la atmósfera de una reunión cívica de la iglesia local. Atrás han quedado los arcos góticos; atrás quedaron los vitrales; se han ido los sermones que despiertan el alma a la angustia moral. La nuestra es una generación optimista con el acento en la auto-mejora y una mente abierta hacia el pecado.

La premisa de esta generación es: Si hay un Dios en absoluto, luego, no es santo. Si Él es acaso santo, no es justo. Pero si acaso, Él es santo y justo, no hay que temer, porque su amor y misericordia prevalecen sobre Su justicia santa. Si somos capaces de soportar su carácter santo y justo, podemos descansar en una cosa: Él no puede poseer ira.

Si pensamos sobriamente durante cinco segundos, tienen que ver su error. Sí Dios es santo en absoluto, sí Dios tiene una onza de la justicia en su carácter, de hecho, si Dios existe como Dios, ¿cómo no podría ser que no esté enojado con nosotros? Nosotros violamos su santidad; insultamos su justicia; estas cosas difícilmente pueden serle agradables.

Edwards entiende la naturaleza de la santidad de Dios. Dando a entender que los hombres impíos tienen mucho que temer de tal Dios. Edwards tenía poca necesidad de justificar una “teología de miedo”. Su mayor necesidad era predicarlo; predicarlo vívidamente, enfáticamente, de manera convincente, y con fuerza. Lo hizo no por un placer sádico en asustar a la gente, sino por compasión. Amaba a su congregación lo suficiente para advertirles de las consecuencias terribles de enfrentar la ira de Dios. Él no estaba preocupado con la imposición de un sentimiento de culpabilidad en su pueblo, sino con el despertar del peligro que enfrentan si se quedaban sin convertir.
Tomemos un momento para leer una sección del sermón:

“El Dios que te sostiene sobre el abismo del infierno, más que uno que sostenga una araña, o cualquier insecto asqueroso sobre el fuego, te aborrece, y ha sido terriblemente provocado. Su ira hacia ti se enciende como fuego; te ve como digno, pero no para otra cosa que para ser echado en el fuego; es tan puro de ojos que no puede mantenerte a su vista; eres diez mil veces más abominable a sus ojos que lo que la serpiente venenosa más odiada es a los nuestros. Le has ofendido infinitamente más que lo que un rebelde obstinado ofende a su príncipe; y sin embargo, no es otra cosa que su mano la que te sostiene de caer en el fuego en cualquier momento. No debe ser atribuido a nadie más el que no hayas ido al infierno la última noche; el que hayas sufrido otra vez el despertar en este mundo, después de haber cerrado los ojos para dormir. Y no hay otra razón que dar de por qué no has caído en el infierno desde que te levantaste en la mañana, que el hecho de que la mano de Dios te ha sostenido. No hay otra razón que dar de porqué no has ido al infierno, desde que te sentaste aquí en la casa de Dios, provocando sus ojos puros por tu modo pecaminoso e impío de atender a su solemne adoración.
Si, no hay otra cosa que dar como razón de por qué no caes en el infierno en este preciso momento. Oh, pecador, considera el terrible peligro en que estás. Es sobre un horno de ira, un abismo amplio y sin fondo, lleno del fuego de la ira, en el que estás soportado por la mano de Dios, cuya ira ha sido provocada e inflamada tanto contra ti, como contra muchos de los ya condenados en el infierno. Cuelgas de un hilo delgado, con las llamas de la ira divina destellando alrededor, y listas en todo momento para chamuscarlo y quemarlo en dos; y no tienes interés ni por un instante en ningún Mediador, ni en nada en qué aferrarte para salvarte a ti mismo, ni para librarte de las llamas de la ira. Ni siquiera hay algo en ti, nada de lo que hayas hecho ni puedas hacer, para inducir a Dios a perdonarte.”

El ritmo del sermón es implacable. Edwards da golpe tras golpe a los corazones para causar remordimientos de conciencia de su congregación. Dibuja imágenes gráficas de la Biblia, todos diseñados para advertir a los pecadores de su peligro. Él les dice que están caminando en lugares resbaladizos con el peligro de caer por su propio peso. Él dice que están caminando a través de la boca del infierno en un puente de madera con el apoyo de tablones podridos que pueden romperse en cualquier momento. Habla de flechas invisibles, que como una pestilencia, vuelan en medio del día. Advierte que el arco de Dios se dobla y que las flechas de su arco ira dirigidas a sus corazones. Él describe la ira de Dios que es como muchas aguas que acometen contra las compuertas de una presa. Si la presa se ​​rompe, los pecadores serían inundados por un diluvio.

Él recuerda a sus oyentes que no hay nada entre ellos y el infierno, pero el aire:

Tu impiedad te hace como si fueras tan pesado como el plomo, y te dirigirá hacia abajo con gran peso y presión directo al infierno; y si Dios te dejara caer, inmediatamente te sumergirías y rápidamente descenderías dentro del golfo sin fondo; y tu constitución saludable, y tu propio cuidado y prudencia, y tu mejor plan, y toda tu justicia, no tendrían más influencia para sujetarte y librarte del infierno, que lo que una tela de araña puede hacer para frenar una roca al caer”

En la sección de aplicación del sermón Edwards pone gran énfasis en la naturaleza y gravedad de la ira de Dios. Central en su pensamiento es la noción clara de que un Dios santo debe ser también un Dios airado. Él enumera varios puntos clave acerca de la ira de Dios que no nos atrevemos a pasar por alto.

1. La ira de la que Edwards predicó era la ira de un Dios infinito. Contrasta la ira de Dios con la ira de los hombres o la ira de un rey para su tema. La ira humana termina. Tiene un punto final. Es limitada. La ira de Dios puede continuar para siempre.

2. El furor de la ira de Dios. La Biblia compara repetidamente la ira de Dios a un lagar de ferocidad. En el infierno no hay moderación o misericordia dada. La ira de Dios no es mera molestia o un disgusto leve. Es una rabia que consume contra los impenitentes.

3. Es una ira eterna. No hay fin a la ira de Dios dirigida contra aquellos en el infierno. Si teníamos alguna compasión por nuestros semejantes, gemiremos ante el pensamiento de uno solo de ellos cuando cae en el abismo del infierno. No podíamos soportar oír los gritos de los condenados durante cinco segundos. Considerar que esta ira es eterna es algo difícil de contemplar. Con sermones como éste no queremos ser despertados. Anhelamos un sueño feliz.
La tragedia para nosotros es que a pesar de las claras advertencias de la Escritura y de la enseñanza de Jesús sobre este tema, seguimos reposando ​​en Sion con respecto al futuro castigo de los impíos. Si creemos en lo que Dios dice, debemos enfrentar la terrible verdad de que algún día su ira furiosa se ​​derramará.

Edwards enuncia:
Casi todo hombre natural que oye del infierno piensa que podrá escapar de el; que depende de sí mismo; se halaga a sí mismo en lo que ha hecho, en lo que se está haciendo ahora, o lo que se propone hacer.

Cada uno expone las ideas en su mente de cómo se evitará la condenación, y se halaga a sí mismo por ingeniar ideas confiables que no producirán ningún error.

¿Cómo reaccionamos al sermón de Edwards? ¿Se provoca una sensación de miedo? ¿Nos hace enojar? ¿Nos sentimos como una multitud de personas que tienen más que desprecio por las ideas sobre el infierno y el castigo eterno? ¿Consideramos la ira de Dios como un concepto primitivo u obsceno? ¿Es la misma noción de infierno un insulto para nosotros? Si es así, está claro que el Dios que adoramos no es un Dios santo: De hecho Él no es un Dios en absoluto.
Si despreciamos la justicia de Dios, no somos cristianos. Estamos en una posición que es tan precaria como la que Edwards describe tan gráficamente. 

Si odiamos la ira de Dios, es porque no nos gusta el mismo Dios. Podemos protestar vehementemente en contra de estos cargos, pero nuestra vehemencia sólo confirma nuestra hostilidad hacia Dios. Podemos decir enfáticamente: "No, no es a Dios al que odio, es a Edwards que odio,  Dios es del todo dulce para mí..

Mi Dios es un Dios de amor. "Pero un Dios de amor que no tiene ira no es Dios. Él tal es un ídolo de nuestra propia creación tanto como si se lo hubiese tallado en piedra.