lunes, 1 de septiembre de 2014

"Tus pecados, errores y necedades"

Tus pecados, errores y necedades

(William S. Plumer, "la roca de nuestra salvación" 1867)

Jesús conoce tus pecados, errores, y necedades - pero Él todavía te ama tiernamente! Tu debilidad le ofrece una buena oportunidad para mostrar Su piedad. Hay alturas, y profundidades y longitudes, anchuras de misericordia en Cristo más allá de todos las necesidades, miserias y pecados!

Él ha ayudado a millares- que eran tan débiles, tan indignos, y abatidos como cualquiera de nosotros! Sus misericordias son:
insondables,
eternas,
inmutables!

Algún humilde hijo de Dios puede decir: "Yo he hecho un pobre progreso. Tengo problemas que me hacen sentir mal, "los temores dentro de mi y pleitos afuera de mi ". Dejad a tales que les recuerde, que todo lo que nos hace humildes es bueno para nosotros. La humildad es la más encantadora de las gracias. Sin ella, no hay progreso real hacia el cielo. Es un símbolo precioso de la relación de Dios con nosotros, Él cual trata con nosotros de:

destruir nuestra seguridad carnal,

mortificar nuestro orgullo,
nos hacen detestamos y aborrecemos a nosotros mismos, y sin embargo, nos da un gusto por los goces espirituales, y nos lleva a buscar a Jesús por encima de todas las demás cosas.

Él es un cristiano en crecimiento, para quien Cristo es cada vez más precioso. A medida que nuestra estimación de Cristo se levanta - nuestra estimación de nosotros mismos llega a ser necesariamente menor. para los creyentes, Cristo lo es todo. Él es la salvación de ellos.

Si somos culpables, Él ha expiado.
Si somos viles, Él es digno.
Si no somos nada, Él es todo en todo.

Estar en Cristo es el inicio del cielo! Estar con Cristo y ser semejantes a Cristo el cielo es completo.