miércoles, 26 de noviembre de 2014

Algo no anda bien





En los últimos días he visto como muchos hablan o hablamos del avivamiento espiritual, algunos argumentan que El Salvador y las naciones están por recibir un avivamiento de parte de Dios. Otros, argumentamos que algo no está del todo bien con esa idea. No es que sea escéptico o incrédulo sino que es necesario considerar que tan verídica es la idea de que "el avivamiento viene".

Antes que todo debo dejar claro lo que este post no es:

1. No es una critica a cierta denominación en especial.

2. No es un tratado teológico, es solamente un comentario a título personal.


Entrando en materia...Las siguientes expresiones fueron aportadas por una voz que podría representar a muchos líderes cristianos en el país y esto es lo que él dijo sobre el avivamiento -que según él y muchos más, viene a El Salvador (idea que no es exclusiva a este país, puesto que en muchas otras naciones se oye de esto)-:
"El Salvador está como una mujer en proceso de parto para recibir un avivamiento espiritual sorprendente, [además] el tiempo es de Dios para esperar esta bendición, pero si creemos que si nos esforzamos y ponemos de nuestra parte se puede lograr en pocos años"

¿Qué hay de erróneo en este argumento? La respuesta se resume en lo siguiente: "esfuerzo humano". Sí creemos, sí lo declaramos, sí nos esforzamos, sí ponemos de nuestra parte, todo está centrado en el hombre. El avivamiento en este sentido podría entenderse como esforzarnos y buscar a Dios para que nos dé ese despertar (término bastante usado en este asunto). Usualmente este avivamiento es basado en  espectáculos y presentaciones con tintes místicos. 

Como segundo aspecto podríamos considerar que tal avivamiento, no dirige el corazón del creyente a las Escrituras. El porqué reside en que muchas de las experiencias que ocurren en estos eventos, o las ideas que se promueven en cuanto a este avivamiento -que se dan con mayor frecuencia en círculos neopentecostales- contradicen la enseñanza bíblica. 

En base a esto podría decirse que algo no anda bien con esta idea del avivamiento.