martes, 6 de enero de 2015

6 excusas para no estudiar la Biblia.


"Lampara es a mis pies tu palabra"

El salmista nos da a entender que la palabra de Dios es como lámpara a nuestros pies, es decir que nos ayuda a saber por dónde dirigimos nuestros pasos de tal modo que podamos evitar tropezaderos o cosas que no nos favorecen en nada.
El estudio bíblico, sin duda tiene sus beneficios y podría dedicar este post a tal asunto, sin embargo en esta ocasión quiero referirme a las excusas que usamos o utilizan muchos para no estudiar la Biblia (aunque resulte increíble).

Excusas para no estudiar la Biblia:

1.  No tengo suficiente tiempo: Sí hay algo que podremos escuchar a menudo referente al estudio bíblico, es el hecho de que hay tantas cosas que hacer por lo tanto es imposible apartar una hora para el estudio. Una excusa ingenua –por llamarla así- ya que simplemente se trata de mala organización del tiempo.

2. Hay temas muy complicados en la Biblia: Es una excusa que plantea un elemento de verdad, pero no por eso es válida. Es cierto que la Biblia tiene temas complejos y profundos, pero el Evangelio ha sido transmitido de tal manera que nosotros con la ayuda del Señor podamos ahondar en las riquezas que se nos presentan. Empecemos por lo sencillo.

3. No tengo los recursos para el estudio bíblico: Una mala excusa, ya que hoy en día por gracia de Dios resulta sencillo obtener una Biblia (impresa o digital) y luego sí las posibilidades te lo permiten comprar o descargar diccionarios, comentarios o cosas similares.

4. La letra mata el espíritu: Otra mala excusa (no entraré en detalles a explicar el versículo que supuestamente sustenta esta idea, adjunto en este post una explicación que considero que no dejará dudas). Sí has leído la imagen que adjunte te darás cuenta que cuando Pablo dice “la letra mata” no se está refiriendo al estudio bíblico.

5. El estudio no sirve, es mejor un carácter como Cristo: Una excusa que tiene media verdad. El estudio bíblico debe llevarnos a dar frutos para la gloria de Dios, a vivir como Cristo, a andar como Cristo. Ciertamente todos estamos luchando diariamente contra el pecado de no ser así estaríamos muertos. Conociendo a Cristo mediante el estudio de las Escrituras, podemos tener un carácter como Él ¿porqué cómo podremos imitar a alguien que no conocemos? ¿cómo podremos agradarle sí no leemos Su Carta?

6. Jesús no nos ha enviado a estudiar sino a evangelizar: Pareciera un argumento fuerte, sin embargo no tiene bases. Porque Cristo en la comisión que dio, utiliza el verbo “enseñar” y “discipular” entonces ¿cómo hacer tales cosas sin estudiar las Escrituras? ¿es que acaso -los que piensan de tal manera- consideran que podemos ir a evangelizar hablando de un poquito de esto y un poquito de lo otro? Es imposible. A menos que sean retazos de buenas nuevas. Debe haber un equilibrio entre estudio y evangelismo. La segunda es más eficaz por la intensidad de la primera.


Podrán haber otras excusas, pero mi intención es llamarnos la atención y considerar lo importante que es estudiar las Escrituras. Pidamos al Señor que abra nuestros ojos a las riquezas de Su Palabra.