lunes, 12 de enero de 2015

Lecciones útiles encontradas en la genealogía de Jesús por J.C. Ryle



Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.Abraham engendró a Isaac, Isaac a Jacob, yJacob a Judá y a sus hermanos.Judá engendró de Tamar a Fares y a Zara,Fares a Esrom, y Esrom a Aram.Aram engendró a Aminadab, Aminadab a Naasón, y Naasón a Salmón.Salmón engendró de Rahab a Booz, Booz engendró de Rut a Obed, y Obed a Isaí.Isaí engendró al rey David, y el rey David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías.Salomón engendró a Roboam, Roboam a Abías,y Abías a Asa.Asa engendró a Josafat, Josafat a Joram, yJoram a Uzías.Uzías engendró a Jotam, Jotam a Acaz, yAcaz a Ezequías.Ezequías engendró a Manasés, Manasés aAmón, y Amón a Josías.Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, en el tiempo de la deportación a Babilonia.Después de la deportación a Babilonia,Jeconías engendró a Salatiel, y Salatiel a Zorobabel.Zorobabel engendró a Abiud, Abiud a Eliaquim, y Eliaquim a Azor.Azor engendró a Sadoc, Sadoc a Aquim, yAquim a Eliud.Eliud engendró a Eleazar, Eleazar a Matán,Matán a Jacob;y Jacob engendró a José, marido de María,de la cual nació Jesús, llamado el Cristo.De manera que todas las generaciones desde Abraham hasta David son catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia,catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta Cristo, catorce. (Mateo1:1-17)


Mateo 1:1-17 nos da a conocer la genealogía de Jesús, son dieciséis versículos que nos llevan desde Abraham hasta David y de David hasta la familia en la cual Jesús nació. Podríamos pensar equivocadamente que ese listado de nombres solo podría servirnos de información, llegando a la conclusión que tal pasaje no tiene algo provechoso. Sin embargo nada es innecesario o poco provechoso en la Biblia. Cada palabra de ella es inspirada.
De esta lista de nombres podemos obtener útiles e instructivas lecciones:

1.   Aprendemos de esta lista, que Dios siempre cumple Su palabra.
El prometió a Abraham que en su simiente serían benditas todas las naciones. Prometió que levantaría un Salvador de la familia de David (Gén. 12:3; Isaías 11:1). Los dieciséis versículos dan a conocer que Jesús fue el hijo de David y el hijo de Abraham de tal forma que la promesa de Dios tuvo cumplimiento.

Las personas incrédulas y sin temor de Dios deberían recordar esta lección y temer. Si ellos no se arrepienten seguramente perecerán. Los verdaderos cristianos deben también recordar está lección y tomar aliento. Su Padre que está en el cielo cumple sus compromisos.
Él ha dicho que Él salvará a todos los creyentes en Cristo. Sí Él lo ha dicho, Él ciertamente lo hará. Dios “no es un hombre para que mienta”. “El permanece fiel—no puede negarse a sí mismo” (2 Tim. 2:13)

2.  La pecaminosidad y corrupción de la naturaleza humana
Observe cuantos padres piadosos aparecen en este catalogo que tuvieron hijos malvados e impíos.
Los nombres de Roboam, Joram, Amon y Jeconías deben enseñarnos lecciones de humildad. 
Ellos tuvieron padres piadosos pero ellos fueron hombres malvados. La gracia no fluye por lazos familiares. Es necesario algo más que buenos ejemplos y buenos consejos para hacernos hijos de Dios.
Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. (Juan 1:12-13)

Los padres deben orar día y noche que sus hijos puedan nacer del Espíritu. 

3. Cuan grandiosa es la misericordia y compasión de nuestro Señor Jesucristo
Piensa en cuan profana e inmunda es nuestra naturaleza; luego piensa en la condescendencia que hubo en Él al nacer de una mujer y ser hecho semejante a los hombres.
Algunos de los nombres que leímos en este catalogo nos recuerdan vergonzosas y tristes historias. Algunos de esos nombres nunca son mencionados en otro lugar de la Biblia. Pero al final de todos aparece el nombre del Señor Jesucristo.
Aunque es el eterno Dios se humilló a sí mismo para convertirse en hombre, con el fin de proveer salvación para los pecadores.
Aunque era rico, por amor a nosotros se hizo pobre.

Debemos leer siempre este catalogo con agradecimiento. Nuestros pecados podrían ser oscuros y grandes como algunos de los nombres que aparecen en el catalogo. Pero no nos pueden dejar fuera del cielo, si nos arrepentimos y creemos en el evangelio. Sí Jesús no se avergonzó de haber nacido de una mujer, cuya ascendencia contenía nombres como los que hemos leído, no tenemos que pensar que él se avergonzará de llamarnos hermanos y de darnos vida eterna.



Tomado y adaptado de "Pensamientos expositivos sobre los evangelios" (Expository Thoughts on the Gospel), J.C. Ryle