jueves, 14 de mayo de 2015

¿Qué es hermenéutica y porque debería interesarnos?


Posiblemente para algunos la palabra "hermenéutica" sea desconocida, por lo tanto te brindaré una breve definición:

La palabra hermenéutica viene de la palabra griega hermeneuo, que significa “interpretar, traducir o explicar”. Tanto el concepto griego como el de épocas posteriores se refieren a la determinación del significado de las palabras mediante las cuales se ha expresado un pensamiento. Aplicada al campo de la teología cristiana, la hermenéutica tiene por objeto fijar los principios y normas que han de aplicarse en la interpretación de los libros de la Biblia.
La hermenéutica bíblica no tiene como fin únicamente comprender el significado o interpretación de las palabras sino que su finalidad última debe ser guiarnos a una comprensión adecuada del Dios que se ha revelado en Cristo.


Teniendo en mente lo anterior ¿porque debemos interesarnos en la hermenéutica bíblica?

1) La hermenéutica nos muestra los principios para guiarnos en la interpretación de la Escritura: Todos de alguna manera interpretamos la Biblia, pero muchas veces erramos en el significado por no conocer los principios hermenéuticos. Y cuando ignoramos estos principios, creemos o compartimos enseñanzas que no son del todo bíblicas.

2) La hermenéutica nos ayuda a contestar preguntas complicadas respecto a la Escritura: Los principios hermenéuticos nos permiten profundizar en el contenido del texto, de tal modo que muchas dudas son despejadas.

3) La hermenéutica nos ayuda a estar firmes: Ya que conociendo el significado del texto, conocemos la verdad en conjunto, y de ningún modo podremos ser engañados por la falsa doctrina. 

Estas son razones esenciales para que nos interesemos en la hermenéutica bíblica, es necesario añadir que los principios hermenéuticos sin la ayuda de Dios no serían efectivos, es por ello que todo estudiante de las Escrituras debe hacer suya la súplica del salmista: "Señor, abre mis ojos y miraré las maravillas de tu Ley" (Sal. 119:118)


Libro de consulta: Hermenéutica Bíblica, J.M. Martinez.