lunes, 17 de agosto de 2015

Cuando la prioridades se pierden: Estómago, amigos y el alma


¿Cuánto pensamos en nuestro estómago? Por lo menos tres veces al día, las cuales hemos etiquetado como: desayuno, almuerzo y cena. Algunos otros, tienen otras etiquetas como: merienda de media mañana y merienda de tarde.

¿Cuánto pensamos en nuestros vecinos, amigos, las personas que vemos a diario en la calle, el empleado de la gasolinera, en nuestros compañeros de trabajo? Posiblemente podrías decir que muy poco, sin embargo, piensas en ellos cuando compras un nuevo traje, un nuevo celular, o cuando dejas las llaves en el auto, o cuando olvidaste el pronóstico del clima y corres por la calle buscando un refugio. Piensas en ellos, cuando das o te limitas a dar una opinión. En pocas palabras, te interesa muchísimo lo que los demás piensan de ti.

Nuestra necesidad de alimentarnos y la popularidad, son dos aspectos que parecen no tener relación alguna, sin embargo un hilo delgado pero brillante los une: la atención. Dedicamos mucha atención a nuestras necesidades, a la opinión de los demás, invertimos mucho tiempo en tales actividades.
A mitad de la mañana estamos pensando en que almorzaremos, cuando decidimos algo, estamos pensando en qué pensarán los amigos al respecto.

¿Y el alma? Es algo que ha sido descuidado por muchos. A tal punto que se exponen, a cosas tan dañinas como la mentira, la maledicencia, la envidia, el egoísmo, en definitiva, al pecado. ¿Soportarán una cena preparada de forma insalubre, o una opinión dañina respecto a ellos? No. ¿Soportarán vivir bajo sus deseos desordenados, dañando así sus almas? Sí. Triste prioridad.


Tan precioso bien no debe ser descuidado, no debe ser expuesto a tan horrenda y dañina maldad, como lo es el pecado. Por el bien de nuestras almas huyamos del pecado, huyamos de cualquier forma de maldad, huyamos y encontremos refugio en Cristo.