martes, 1 de septiembre de 2015

Una respuesta a "¿Los católicos adoran imágenes?"

Para fines de aprendizaje y de apologética, me he dispuesto a examinar éste artículo que he visto en las redes sociales. 
El titulo del artículo es: ¿Los católicos adoramos imágenes? Eso dicen los protestantes
Respuesta: No, no adoramos imágenes. Las imágenes de los santos, de la Virgen María y de Jesucristo mismo tienen una función pedagógica: nos ayudan, como haría una foto, a recordar a un santo querido o a Jesucristo mismo. De ese modo estamos más cercanos a ellos y crece nuestro amor a Dios.
Según el autor, los católicos romanos no adoran imágenes, que éstas cumplen una función "pedagógica", un viejo dicho arrastrado de hace años,  el cual su forma original fue: "las imágenes son libros". Pero la práctica nos dice otra cosa, no es un meramente "recordar", más bien su función es llevar los afectos y la mente hacia a Dios. ¿Acaso no es Jesucristo el único camino hacia el Padre, en todos los sentidos? ¿Usaron los discípulos luego de la Ascensión de Jesús, algún tipo de imagen para recordar a Jesús?
¿Pero la Biblia dice, en el libro del Éxodo (20,4) que no debemos hacer imágenes? Esa cita es correcta pero los protestantes suelen ser muy selectivos en sus citas. Olvidan referir, por ejemplo, esa otra cita (Números 25, 8-9) donde Dios pude a Moisés hacer una serpiente de bronce.
Lo escrito en Éxodo 20:4 fue dicho expresamente por Dios, la instrucción dada a Moisés de hacer una serpiente de bronce también fue dada por Dios. Pero según la lógica del autor -de manera conveniente-  Dios estaba instituyendo el uso de imágenes con ciertos fines.
Entonces, ¿Dios se está contradiciendo? No. El sentido de ambas citas bíblicas es uno muy preciso (eso se llama exégesis y no se trata de repetir como merolico los versículos de la Biblia; es una ciencia bíblica que se estudia en teología):  
Exactamente no hay contradicción, veamos la exegesis presentada
efectivamente Dios no quiere que tengamos otro ídolo más que Él. Él es el único. En consecuencia no podemos idolatrar a nadie más. Los católicos veneramos a los santos y a la Virgen María, pero eso no es idolatría, eso es veneración. Algo que humanamente se tiene hacia quienes nos inspiran respeto y nos dan buen ejemplo.
¿Esa es la exegesis, decir que: Dios no quiere que tengamos "otro ídolo más que Él. Él es el único"?. ¿Donde está la explicación del texto consultando sus idiomas originales, el contexto histórico. ¿Es eso exegesis?  Claro que no, es más bien una eisegesis profunda.
¿Entonces cuál es el fundamento por el que los católicos veneran las imágenes? Ante todo el hecho mismo de que Dios quiso encarnarse, hacerse hombre, y así tener un rostro: Jesucristo. 
Falacia, la encarnación del Hijo de Dios no tiene relación alguna con imágenes o ídolos de barro o bronce. Es una relación absurda. "Dios quiso encarnarse", una apelación sentimental que está lejos del sentido exegético a lo que el artículo trata de responder. 
¿Se imagina a los protestantes diciéndole a Dios: "no puedes hacerte hombre porque eso es hacer una imagen y la Biblia lo prohíbe"? Dios es el primero que nos dio el ejemplo.
Nuevamente al autor cae en lo risible y absurdo. Es más, blasfema cuando dice que "Dios es el primero que nos dio el ejemplo". Que atrevimiento.
Finalmente, la tradición dos veces milenario de la Iglesia, tanto de Oriente como de Occidente, han venerado las imágenes sagradas que, en definitiva, remiten siempre a Dios. Los protestantes apenas llevan unos 500 años... Y muchos de ellos, como son tantos, apenas 100, 50 o menos años de existencia.
Y aquí vamos con la tradición, el Magisterio, los papistas y todo eso que ha sido refutado desde hace siglos. Que hayan perseverado tanto tiempo en un error, no significa que sea la verdad.
Si usted le quiere creer al último pastor de moda pues allá usted. Pero como que de ir a una institución con 2000 años de historia que ir a la "iglesia" recién fundada del pastor no sé qué pues como que hay MUUUUUCHA diferencia.
El autor finaliza su escrito, sin ninguna exegesis, sin ninguna explicación válida y sobre todo ESCRITURAL. Luego en su conclusión apela a las emociones diciendo "si usted le quiere creer al último pastor de moda", ignorando así, que la fe protestante se fundamenta bajo la consigna: SOLA SCRIPTURA. Nuestra fe está fudamentada en lo que la Biblia dice, es la regla de fe y conducta, es ella lo que determina lo que debemos creer y no una organización religiosa.