domingo, 11 de octubre de 2015

4 razones principales de orar a Dios

"Todo lo que hacemos en la vida cristiana, es más sencillo que la oración"  

- Martyn Lloyd Jones

La oración es esencial para nosotros los cristianos, de hecho, es evidencia de que en nosotros hay una nueva vida. Un corazón endurecido y sumergido en tinieblas, no posee el deseo de buscar a Dios, solamente cuando Dios transforma en su soberana voluntad y gracia a esos corazones, son capaces de venir a Su trono de gracia.

Por ser la oración algo tan importante y a la vez algo a menudo olvidado, es necesario traer a memoria algunas razones principales por las cuales oramos a Dios.

1. Para encontrar refugio: La oración nos lleva a la humildad y reverencia, reconociendo a Dios, como el único sustento y refugio para nuestras vidas. No podemos gozar de otro consuelo, de otra ayuda, como la que Dios nos brinda.

2. Para que nuestros corazones venzan los malos deseos: Cuando oramos, exponemos a Dios todo lo que hay en nosotros, incluso nuestras debilidades. Hacer esto, nos ayuda a vencer todo pensamiento y toda tentación que quiera llevarnos lejos de la voluntad del Señor.

3. Para agradecer: Recibimos mucho beneficios del Señor, debemos acercarnos a Dios para agradecer.

4. Para adorarle: Siendo Él, el Rey de Gloria ¿cómo no adorarlo y exaltar Su nombre y sus maravillas?

Las Sagradas Escrituras nos dicen:

Cercano está Jehová a todos los que le invocan,
A todos los que le invocan de veras. (Sal. 145:18)

Los ojos de Jehová están sobre los justos,
Y atentos sus oídos al clamor de ellos. (Sal. 34:15)