sábado, 9 de enero de 2016

Universalismo solapado



¿Qué es el universalismo? y ¿a qué me refiero con “universalismo solapado? Acompáñame en este breve post, sobre un asunto que camina sigilosamente en muchos círculos cristianos, poniendo en peligro la estabilidad doctrinal de muchos creyentes.

¿Has escuchado decir que “Dios ama a todos los seres humanos, y que su amor, no puede condenar, ni permitir que nadie vaya al infierno, a menos por un periodo corto de tiempo”? ¡Cuánto error doctrinal en pocas palabras!

¿Qué es el universalismo?

El universalismo surge en la escuela de Alejandría, fundada por Clemente y Orígenes. La posición tomada por ellos fue, que el castigo de los condenados no sería eterno, sino solo para mejorar al hombre. El fuego serviría solo para reformar al pecador.

En un sentido más práctico, el universalismo enseña que Cristo murió por todos los hombres y que con el tiempo, todos serán salvos, incluso los que fueron condenados. El infierno viene a ser un tipo de escuela moral o reformativa para los pecadores.

¿Universalistas solapados?

“Solapado”, según la definición de Google, es: “Que está encubierto, que no se manifiesta abiertamente”. En muchos círculos cristianos, hay cierto tipo de universalismo solapado. Y ¿en qué podemos ver eso? En la enseñanza y en la práctica.

Siendo más puntual, existen grupos que se denominan cristianos, pero sostienen algunas aberrantes ideas como:

a) Todos somos hijos de Dios (tanto el inconverso como el creyente)

b) Todos seremos salvos, de alguna manera.

c) Todas las religiones son caminos a Dios.

Para todo aquel –que por gracia de Dios- a leído y comprendido el Evangelio, se dará cuenta que tales ideas son un atentado directo contra la sana doctrina, a saber por las siguientes razones:

1) La Biblia enseña claramente la caída del hombre y las consecuencias. Por uno todo fuimos condenados (pecado original)

2) La Biblia enseña claramente que no todos serán salvos, ya que algunos han rechazado y rechazan a Cristo.

3) Jesucristo, dijo claramente de sí mismo, que Él era al camino al Padre. No hay caminos opcionales.

Pero ¿cómo identificar a un universalista solapado?

Por sus enseñanzas, en las cuáles abunda un sentimentalismo vacío, y para nada bíblico. Exhorta continuamente a sus oyentes, a confiar en el amor de Dios: “no importas como vivas, Dios te ama”; “no importas tus pecados, Dios es amor”. En pocas palabras exalta a lo sumo un atributo moral de Dios: el amor. 

En sus enseñanzas, no hay justicia, no hay expiación, no hay fe, no hay arrepentimiento, no hay obediencia.

También escucharás a estos universalistas solapados, decir que musulmanes, hinduistas, taoístas, etc serán salvos, que Dios los ama tanto…porque recuerda, Dios es amor.


Entonces ¿qué debemos hacer para cuidarnos del universalismo?

Sencillamente estudiar la palabra del Señor, en ella encontraremos el camino claro y perfecto. En ella no podremos perder el rumbo. Dios no es un Dios de confusión.