viernes, 29 de abril de 2016

Jesús y la ciudad de Galilea



"Mas no habrá siempre oscuridad para la que está ahora en angustia, tal como la aflicción que le vino en el tiempo que livianamente tocaron la primera vez a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí; pues al fin llenará de gloria el camino del mar, de aquel lado del Jordán, en Galilea de los gentiles. El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos". (Isaías 9:1-2)

Ciertamente Dios hace todo con un propósito perfecto. Que Jesús naciera en Israel, llevaba consigo el cumplimiento de muchas promesas hechas a los profetas y patriarcas. Pero para nuestra sorpresa las promesas y los detalles de las mismas, ocurren de la manera que menos pensamos. Por ejemplo, Jesús no nace en un palacio, sino en un establo. Es más, su infancia y parte de su ministerio no sucedieron en una gran ciudad cosmopolita sino en una pequeña región agrícola como lo fue Galilea.


Galilea en el Siglo I

A propósito el historiador Josefo dice que "toda la región de Galilea está dedicada al cultivo, y no hay parte alguna de su suelo que esté sin aprovechar". Sin duda, la mayoría de habitantes estaban dedicados a las actividades agrícolas como arar, sembrar, segar y vender los recursos obtenidos de la tierra. 

Hanson/Oakman añaden: "Jesús vive en medio de campesinos galileos. Muchas de sus parábolas parecen tener como escenario las tierras del valle de Bet Netofá, al norte de Nazaret y Séforis, no lejos del lago de Galilea."

La actividad agrícola de la ciudad Galilea, que era tan común a Jesús, pudo servir para sus ilustraciones utilizada en las parábolas, como por ejemplo:
  • El trigo y la cizaña Mateo 13:24-30 
  • Los obreros de la viña  Mateo 20:1-16
  • La semilla de mostaza Mateo 13:31-32
  • El sembrador Mateo 13:1-9
  • Los labradores malvados Mateo 21:33-46  
De esta manera, transmitía una verdad espiritual a sus oyentes con elementos que ellos podían identificar ya que eran parte de la vida cotidiana.


(Continuará)