jueves, 23 de junio de 2016

5 características de un libertino


El día de ayer escribí un breve post sobre las características de un legalista. El tema fue de mucha edificación para mi. Me hizo reflexionar en cuanto a mi vida cristiana. Espero que dicho post, sea de provecho para muchas personas.

Hoy hablaré un poco sobre el libertinaje. ¿Libertinaje? ¿Has escuchado esa palabra? La mayoría responderíamos que si. Es una palabra popular, pero que muchos no quieren oír. Llamar "libertino/a" a alguien, muchas veces es visto como algo despectivo. Sin embargo, la realidad nos muestra que muchos círculos cristianos están abrazando el libertinaje.

Pero, ¿qué es el libertinaje?

Una definición breve de libertinaje es: Libertad excesiva y abusiva en lo que se dice o hace. El apóstol Pedro advierte: Andad como libres, pero no uséis la libertad como pretexto para la maldad, sino empleadla como siervos de Dios. (1 Pedro 2:16)

El libertinaje, se fundamenta en el hecho de que somos salvos y por lo tanto podemos hacer lo que deseemos, ya que de todas maneras, Dios nos ama y nos ha salvado. El libertinaje incita al creyente a vivir sin ley divina y por lo tanto sin Dios. Para los libertinos, los diez mandamientos son cosas del pasado y muy anticuados. "Ya no mas exigencias", dicen, "ahora vivimos en la gracia". Judas claramente advierte que los tales son "impíos que convierten la gracia de nuestro Dios en libertinaje, y niegan a nuestro único Soberano y Señor, Jesucristo." (Judas 1:4b)

Samuel Waldron escribe:
Pero ¿no son los cristianos librados de la ley? ¡Por supuesto! Son libres de la ley judicial y ceremonial dada a Israel. Ellos están libres de la ley moral como la forma de obtener la salvación. Por lo tanto, la Escritura dice, "ya no están bajo la ley, sino bajo la gracia" (Romanos 6:14). Pero los cristianos están bajo la ley moral como se revela en los Diez Mandamientos, en el sentido de una regla de vida. En otras palabras, mantienen la ley como las instrucciones autorizadas de su Salvador para vivir.

Pero, el libertino no quiere saber nada de deberes o exigencias. Él está entregado a sus deseos, bajo la bandera de que es salvo.

En base a lo anterior, veamos 5 características de un libertino:

1. Utiliza su libertad cristiana como pretexto para hacer lo que le place: El libertino dice: "Soy libre", pero usa su libertad para hacer cosas que el Señor claramente ha especificado como pecado.

2. Hace de la religión un hobbie: Congregarse, leer las Escrituras, orar, etc son cosas que él toma como algo más en su vida. Hacer o no hacer, no es grave. Él es salvo.

3. El pecado no es una preocupación: Dado que es salvo, si peca no es algo grave. Para él, Dios es únicamente amor.

4. Predica un "cristianismo adaptable": No importa tu perspectiva de la vida (pansexual, homosexual, panteista, etc), puedes ser cristiano.

5. Ama las experiencias sobre las Escrituras: El libertino, frecuentemente se asocia a perspectivas teológicas, en las cuales las experiencias personales tienen más peso que las Escrituras. Según él, la vida cristiana se trata de sentir, experimentar, saborear, etc.

El libertinaje es muy peligroso, porque puede hacer creer a un inconverso que es salvo. Y no hay nada más terrible que creer ser parte de la familia de Dios, cuando efectivamente no lo somos. Actualmente, la cultura evangélica liberal nos llama a no juzgar, a no discernir, y tales sugerencias nos pueden llevar al libertinaje. El Señor demanda arrepentimiento genuino, vidas que le glorifiquen, guardar Su Palabra. Él demanda todo de nosotros.