viernes, 3 de junio de 2016

El cristiano y las películas de terror



Dentro de una semana se estrena en las salas de cines, la película "Conjuro 2". Muchos han esperado por dicho estreno y continuar con las "experiencias sobrenaturales" del matrimonio Warren. Una película llena de mucho suspenso, terror, sobrenaturalidad y sobre todo de muchas apariciones de espíritus malignos. ¿Es esto ciencia ficción? y ¿puede el cristiano tomarse este tipo de películas, como una mas del montón? 

Las películas de terror sobrenatural, ofrecen al público una alta dosis de emoción sádica, haciendo uso de efectos visuales, música aterradora y un guión lleno de matices espirituales (demonios, brujería, fantasma, etc). Los cristianos reconocemos que hay una esfera espiritual, la Biblia nos habla de ángeles y demonios, pero todos ellos son gobernados por el poder de Dios. A continuación, te muestro algunas razones para que como cristianos no consumamos películas de terror:

Razones para rechazar las películas de terror:

- Propagan el ocultismo: Desde la lectura de la mano hasta exorcismos, las películas de terror están plagadas con elementos ocultistas y paganos. Puedes ver a sus protagonistas haciendo sesiones de espiritismo, rituales, tributos diabólicos, etc. ¿Es eso meramente ciencia ficción? Claro que no. Son muchos los casos de niños o jóvenes que se sumergen en practicas de ocultismo, y todo a raíz de exponerse a películas de terror. ¿Puede un cristiano celebrar el ocultismo?

- Dios no existe: Si te has dado cuenta en la mayoría de películas hay un desconocimiento total de Dios o una negación de su existencia. En las películas de terror, Dios pasa a ser un elemento antitético de las fuerzas malignas. Pero, de ninguna forma Dios es presentado como un Dios poderoso u omnisciente. La atención se centra en métodos espiritistas o técnicas de parapsicología, las cuales son altamente condenadas por las Escrituras. ¿Puede un cristiano exponerse a eso?

- Exaltación del diablo: Las películas de terror niegan a Dios, pero si exaltan al diablo. Posesionando a personas, moviendo objetos, trances, etc. En cierto modo, estas películas hacen ver al diablo como un ser que está más allá de la soberanía de Dios. Falacia terrible. Dios es soberano, el diablo es solo una criatura. ¿Puede un cristiano participar de actos que exaltan al enemigo de Cristo?

Dichas razones, deberían ser suficientes para que los cristianos nos alejemos de este tipo de películas, y no solo de estas sino de todas aquellas que están definitivamente en contra de los principios de la palabra de Dios. Alguien podría decir ¿eso nos deja sin cine? Claro que no. Hay películas que son familiares, antiguas pero que tienen un enfoque hacia los valores morales. Tales películas, pueden servir para profundizar en temas concernientes a la ética cristiana.

Por último lee el consejo de Pablo (tómalo en cuenta cuando enciendas tu televisión o vayas al cine):

Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza. (Filipenses 4:8 NTV)