jueves, 2 de junio de 2016

Nuevas definiciones: Doctrina, revelación y entretenimiento.



¿Alguna vez has escuchado o leído frases como la siguiente: "La clave del éxito esta en reconocer que : Jesús es Cristo, hijo de Dios...NO saberlo por doctrina si no por revelación" o talvez has escuchado que "debemos utilizar estrategias para mantener a los cristianos siempre en la fe".

Parece ser que todo está cambiando en algunos círculos cristianos, de tal modo que muchas definiciones han mutado radicalmente. Palabras que antes relacionábamos con lo bueno o lo malo, ahora tienen un sentido distorsionado. Son las nuevas definiciones del "evangelio según mis deseos":

Doctrina: Antes considerábamos que esta palabra se refería a las enseñanzas impartidas desde las Escrituras.

Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina. (Tito 2:1)

Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, (1 Timoteo 6: 3-4)
Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; (2 Juan 1:9)
Es claro que la palabra "doctrina" en el contexto bíblico se refiere a la enseñanza que Dios nos imparte. Es el conjunto de enseñanzas que confesamos como cristianos.

El nuevo significado de doctrina: Aburrimiento. Cuadrado. Palabras anticuadas. Pensamientos legalistas. Palabras cubiertas de diversas fobias. Si, en muchos círculos cristianos la doctrina ya no es algo fundamental, de hecho es vista como algo "muerto", en vez de ello es necesaria la revelación.

Revelación: En el sentido teológico, esta palabra tiene múltiples usos. En las Escrituras, encontramos formas en las que Dios se daba a conocer a los hombres, primeramente a través de la creación y por señales o prodigios, tales como los ocurridos en el tiempo del Éxodo o en el N.T como fue el caso de Pablo cuando iba hacia Damasco. Pero es necesario mencionar que la revelación plena y perfecta de Dios es Jesucristo:

Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; (Hebreos 1:1-2)
Si el Hijo es la revelación perfecta del Padre ¿cómo podemos conocerlo? A través de las Escrituras. 

La nueva definición de revelación: "Dios habla a todo aquel que oye, leer la Biblia esta bien, pero necesitamos oírlo a Él. Dios no se ha quedado atrapado en el libro." 

Parece algo noble, hasta digno de imitar. Sin embargo, si lo analizamos bien, hay en tal pensamiento un desprecio por las Escrituras. Todo se basa en revelaciones personales. Bien dijo el puritano pastor John Owen: "Si las revelaciones privadas concuerdan con la Escritura, no son necesarias, y si no concuerdan, entonces son falsas."

Entretenimiento: No encuentro una definición bíblica o teológica, sin embargo esta palabra es utilizada "para designar a todas aquellas actividades relacionadas con el ocio y el divertimento de una persona o de un conjunto de personas." 

Y esto es lo que muchos círculos cristianos están haciendo sin darse cuenta -o quizás si lo saben-:

- Sermones psicológicos bajo títulos como: Sé un campeón; reconoce tu linaje espiritual; ADN PODEROSO, etc
- Actividades ultra-recreativas: Me refiero a que aún dentro de los cultos o servicios hacen cosas como fiestas de disfraces, pasarelas, concursos de cualquier tipo, etc. Con esto no niego que las congregaciones deben tener tiempos de recreación, para compartir como familias y ser edificados en la Palabra.
- Luces estrambóticas, maquinas de humo, efectos visuales, para proveer una atmósfera profunda y placentera

Las definiciones, están mutando cada vez más para aquellos que se han apegado a un evangelio no conforme al revelado a las Escrituras, sino conforme a sus voluntades. Que el Señor nos ayude siempre a llamar a lo bueno, bueno y a lo malo, malo.