viernes, 2 de septiembre de 2016

La tristeza del Espíritu Santo



La carta a los Efesios, escrita por el apóstol Pablo tiene como enfoque: la iglesia. En ese sentido, Pablo nos habla acerca de algunos aspectos importantes como: 

  • El plan de salvación: Elegidos por el Padre, redimidos por Cristo, sellados por el Espíritu Santo.
  • La posición del creyente en Cristo.
  • La nueva vida en Cristo
  • La lucha espiritual de la iglesia en contra de fuerzas espirituales oscuras.
En el capítulo 4, el apóstol nos dice: 
Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. (Efesios 4:30)
La palabra "contristéis", viene del griego: λυπέομαι (lypeomai): estar apenado, estar afligido.

EL ESPÍRITU SANTO ES UNA PERSONA.

Hay algunos que le llaman "fuerza", "energía", "manifestación". De tal modo que el Espíritu Santo es presentado como "algo" y no como "alguien". Pero, las Escrituras nos muestran que el Espíritu Santo es una persona:

- Tiene inteligencia (Juan 14:26, 1 Cor. 2:10-11)

- Tiene voluntad (Hechos 16:7; 1 Co. 12:11)

- Tiene emociones (Efesios 4:30)

ALGUNAS CAUSAS QUE CONTRISTAN AL ESPÍRITU SANTO


a. El menosprecio a las Escrituras


El Espíritu Santo tiene una función especial en relación a las Escrituras y nosotros, la cual es: Iluminarnos.

Cuando tenemos poco interés en estudiar o leer la Biblia, ciertamente estamos afligiendo al Espíritu de Dios.

b. La ira descontrolada (Ef. 4:26)

La ira descontrolada (como cualquier emoción) puede llevar a cometer locuras.
Es normal enojarse, pero debe existir un límite. Pero cuando somos controlados por una emoción, hemos dado el control de nuestros sentidos a la carne y no al Espíritu.

c. Las palabras corrompidas (Ef. 4:29)

¿Cuáles son las palabras corrompidas?

- Las palabras obscenas.

- Las palabras destructivas: Palabras de menosprecio hacia los hermanos en la fe, hacia la obra de Dios, etc.

d. No tener en estima las cosas eternas (Col. 3:1-2)
Si el regreso de Cristo, el Cielo o la gloria de Dios, no nos importa o si somos indiferentes, ciertamente estamos entristeciendo al Espíritu Santo.

e. Forjar una falsa imagen del Espíritu Santo.

Cuando nos creamos una imagen o una idea del Espíritu, contraria a lo que las Escrituras nos enseña, ciertamente estamos no solo entristeciendo al Espíritu de Dios, sino que estamos blasfemando su Nombre. Lamentablemente, hay muchos que ven al Espíritu, como un genio, que concede deseos, que nos ayuda en vivir una doble vida, que Él depende de nosotros, etc. Ese no es el Espíritu de Dios, es una falsa proyección.

"Cualquier situación pecaminosa entristece, contrista, causa dolor al Espíritu de Gracia" [1]

CONSECUENCIAS DE ENTRISTECER AL ESPÍRITU SANTO

-Pérdida de gozo

-Pérdida de paz

-Pérdida de amor.

Es decir, el fruto del Espíritu Santo pierde vitalidad en la vida del creyente.

LA SOLUCIÓN

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. (1 Juan 1:9)
El que encubre sus pecados no prosperará;
Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia. (Proverbios 28:13)

La solución es confesar nuestro pecado al Señor, arrepentirnos y apartarnos de lo que entristece al Espíritu de Dios. No hay otra solución bíblica.

"El pecado reconocido y confesado, exige la disposición para dejarlo definitivamente; en caso contrario, la confesión se convierte en una grave hipocresía." [2]



[1] Comentario exegético al texto griego del Nuevo Testamento: Efesios, Samuel Pérez Millos
[2] Ibídem