sábado, 3 de diciembre de 2016

Siendo perfeccionados en el Señor


"estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;" ( Filipenses 1:6)
Una de las razones por las cuales el apostol Pablo estaba agradecido con Dios ( Filipenses 1:3a) es porque Dios había empezado una buena obra en los santos de Filipos. Tal como el agricultor se alegra al ver el crecimiento de las plantas, así Pablo se gozaba y daba gracias al Señor por el crecimiento que había en la iglesia de Filipos.

"El apostol Pablo utiliza el verbo epiteleo (completar, perfeccionar) otras seis ocasiones, en una de ellas nos habla de la necesidad de perfeccionar la santidad en el temor de Dios. (2Co 7:1 LBA), mientras que otras cuatros veces (Rom. 15:28; 2 Cor. 8:6,11) ocurren en el contexto de terminar la tarea de levantar una ofrenda para los santos en Jerusalén. Un pensamiento paralelo más cercano es Gal.3: 3 que contiene la única otra ocurrencia de (enarchomai, comenzar) en Pablo: Habiendo comenzado por el Espíritu, ¿vais a terminar [epiteleisthe] ahora por la carne? (Gal 3:3b). Tanto los Gálatas como los Filipenses habían comenzado su vida de fe no con sus propias fuerzas, sino con el Espíritu de Dios." [1]

Los Filipenses en comparación a los Gálatas, no se encontraban en la misma condición. Sin embargo, Pablo les recuerda que el crecimiento en santidad es una obra de Dios y sin duda alguna que Dios mismo los llevará a la perfección. La obra redentora y renovadora de Dios alcanzará su corona y culminación en el día de Cristo Jesús [a].

Es necesario mencionar que, de ningún modo Pablo está aprobando que los creyentes abran sus vidas al pecado y se justifiquen diciendo "Dios está trabajando en mi". Al contrario, lo que Pablo muestra es que si la gracia de Dios está trabajando en el creyente, éste vivirá de acuerdo a su llamamiento hasta el día que Cristo regrese, cuando finalmente habrá llegado a la perfección.

"Resulta claramente también de estas palabras que hay para la vida del cristiano un desarrollo y un crecimiento de tal modo que la potencia de vida que está allí desde el origen se despliega cada vez más completamente y en sentidos más diversos" [2] 

Así que mientras vivamos, participando del Evangelio seguiremos creciendo con la certeza de que Dios por medio de Su Palabra y Espíritu nos perfeccionará hasta el día que todo sea consumado. “La obra que en mí es por ti comenzada será por tu gracia plenamente consumada”.


Obras citadas y notas:

[1]Philippians, Second Edition (Baker Exegetical Commentary on the New Testament, Moisés Silva)

[a] Esta expresión "día de Cristo Jesús" tiene una alusión escatologica al "día de Jehová"

[2]Citado en "Comentario del Nuevo Testamento: Epistolas de Pablo", Tomo III, L. Bonnet y A. Schroeder.