viernes, 14 de abril de 2017

La literatura apocalíptica


¿Has escuchado sobre la "literatura apocalíptica? Posiblemente si. Cuando escuchamos la palabra "apocalipsis", pensamos en el último libro de la Biblia. Nuestra mente se llena de imágenes de desolación y de victoria. Sin embargo, el libro de Apocalipsis es sólo un libro de la literatura apocalíptica.

Friedrich Lücke reconoció la literatura apocalíptica como una clase distinta en el siglo XIX. Sin embargo, poco se ha hecho en analizar las formas del género. De modo que la mayoría de cristianos, nos quedamos con Apocalipsis, como el único libro apocalíptico. 

Pero como señala Piccardo: "Dentro del canon cristiano, la literatura apocalíptica está representada fundamentalmente por dos libros: Daniel y Apocalipsis. Sin embargo, podemos encontrar muchos pasajes o porciones tanto en el A.T. como en el N. T. que usan este género apocalíptico. Además, tanto el período intertestamentario como el cristiano subsiguiente fueron ricos en la producción de material con este género de literatura." [1]

Aparte de Daniel y Apocalipsis, encontramos referencias apocalípticas en Joel, Ezequiel y otros libros. Sin embargo el espectro de la literatura apocalíptica es más amplio. 

En el CBMHT, encontramos el siguiente aporte "Hay dos divisiones en este género: un apocalipsis con viaje al otro mundo y un apocalipsis histórico que no incluye un viaje al mundo sobrenatural. Ejemplos de libros apocalípticos judíos del primer subgénero son 1 Enoc 1–36, 2 Enoc y 3 Baruc. Los libros canónicos (Apocalipsis del NT y Daniel del AT) son ejemplos del subgénero apocalíptico histórico. La función de este género literario es proveer una visión del mundo que consuela a la comunidad de fe en tiempos de crisis y opresión. Su revelación de la voluntad de Dios y su última victoria apoyan a la gente a mantenerse fiel bajo la autoridad divina que es más grande que la autoridad opresiva que se les opone." [2]

Sobre esta divisiones presentadas habría mucho que decir, ya que si bien es cierto que los libros apócrifos o pseudoepigráficos como 1 Enoc, 2 Enoc, etc., poseen más elementos místicos, tampoco pueden ser excluidos del sentido histórico. 

Acercarse a la literatura apocalíptica requiere que conozcamos algunos términos claves. En el libro "Interpreting Apocalyptic Literature", encontramos varios términos relacionados:

"Apocalipsis: Es un género de literatura reveladora establecido en un marco narrativo.

Apocalipticismo: Es la mentalidad, o visión del mundo, asociada con grupos que producen apocalipsis. Tiene que ver especialmente con las expectativas y creencias escatológicas de tales comunidades

Literatura apocalíptica: Es la expresión escrita de los énfasis que caracterizan a las comunidades apocalípticas, que se encuentran en composiciones autónomas conocidas como apocalipsis o en secciones de material asimiladas a otros géneros de la literatura.

Escatología apocalíptica, es una forma distintiva de escatología que refleja las características encontradas en los apocalipsis, tales como descripciones vívidas del juicio final o reivindicación de los justos

Discurso apocalíptico, se refiere a las características literarias, ideológicas y sociales del lenguaje apocalíptico.

Proto-apocalíptico, es una forma incipiente de ideas apocalípticas que anticipan lo que se encuentra en los apocalipsis posteriores, donde tales ideas se dan una expresión más completa"[3] 

Identificar la diferencia entre estos términos nos ayudará a acercarnos a la literatura apocalíptica. De modo que veremos que varios libros del canon están relacionados en algunas de sus porciones a uno o varios de estos términos.

En un próximo post, veremos más sobre la literatura apocalíptica. 





[1]Piccardo, H. R. (2006). Introducción al cuerpo epistolar del Nuevo Testamento: Tomo 3 (p. 256). Buenos Aires, Argentina: Ediciones del centro.

[2]Carro, D., Poe, J. T., Zorzoli, R. O., & Editorial Mundo Hispano (El Paso, T. . (1993–). Comentario bı́blico mundo hispano Proverbios-Cantares (1. ed.). El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano.

[3] Taylor A. Richard, Interpreting Apocalyptic Literature: An Exegetical Handbook (p. 36)